Ford Europa descarta entrar, como han hecho otros fabricantes de automóviles, en el negocio del coche compartido en las grandes ciudades del Viejo Continente.

En una entrevista con Efe en el Salón del automóvil de Fráncfort (Alemania), el vicepresidente de Ventas y Marketing de Ford Europa, Roelant de Waard, ha asegurado que no lo consideran porque se trata de un modelo que "no es viable".

En su opinión la utilización de este servicio es actualmente "baja" y no está funcionando, por lo que se debería dar una "innovación" en la línea de negocio para que cambiaran de idea y participarán en él.

Ventas de SUV y electrificación

Preguntado si el incremento de ventas de SUV en Europa continuará en los próximos años, De Waard ha respondido que no lo puede predecir, aunque estima que seguirá siendo una tendencia de futuro que le gusta, porque prueba que los coches siguen siendo un "producto emocional".

En cuanto a la electrificación de los nuevos vehículos en la que está embarcada la industria del automóvil -Ford invertirá 4.100 millones de euros en su programa de coches eléctricos-, ha considerado que es la "tecnología del futuro".

El fabricante estadounidense tiene previsto lanzar en 2020 un SUV completamente eléctrico con autonomía para recorrer con cero emisiones 480 kilómetros.

Sin embargo, ha advertido de que para que se generalicen las ventas de vehículos eléctricos tienen que abaratarse la próxima generación de baterías y existir ayudas de los gobiernos a la compra.

Si no se dan ambas cosas, los volúmenes de ventas de eléctricos en Europa seguirán siendo "bajos", ha pronosticado el vicepresidente de Ventas y Marketing de Ford Europa.

Entretanto, para Roelant de Waard las motorizaciones diésel seguirán existiendo, aunque sus ventas irán bajando paulatinamente tras los escándalos de emisiones de los últimos tiempos, pero sin que se pueda poner una fecha definitiva para su desaparición.

Al respecto, ha recordado que estos motores son necesarios para vehículos que realizan trayectos largos o que hacen muchos kilómetros, caso de los comerciales.

Ford en España

Del mercado español del automóvil, el quinto en importancia para Ford en Europa, ha subrayado que es "muy fuerte", a pesar de que con la crisis las matriculaciones se redujeron a un volumen de 850.000 unidades.

De acuerdo con sus estimaciones, el mercado se sigue recuperando y 2017 se cerrará con 1.450.000 unidades vendidas (entre turismos y comerciales).

Según De Waard, los resultados de Ford en España serán "buenos" este año, a pesar de que están pendientes de si el Gobierno concederá nuevas ayudas a la compra de vehículos.

En su opinión, los fabricantes lo que buscan es "estabilidad" en los mercados, en referencia a la salida del Reino Unido (el primer mercado europeo para Ford) de la UE o el proceso de independencia en Cataluña.

Preguntado sobre estos dos asuntos y su influencia en las ventas de Ford, el directivo ha afirmado que son problemas diferentes y ha reiterado que lo importante es la estabilidad, ya que cuando se habla de otros temas, como elecciones o impuestos, afectan al mercado.