EFEWashington

El fabricante estadounidense de automóviles Ford ha decidido reanudar su producción en Norteamérica el próximo 6 de abril, mientras que un día después tiene previsto hacer lo mismo la japonesa Honda.

Ford ha explicado que, tras el parón establecido en sus plantas por el COVID-19, planea volver a fabricar el 6 de abril en la planta mexicana de Hermosillo con un turno de trabajo "mientras la compañía introduce medidas adicionales de seguridad para proteger a las personas que vuelven a sus puestos".

Allí fabrica el Ford Fusion y el Lincoln MKZ, dos modelos que va a dejar de montar ante la caída de la demanda de berlinas.

El 14 de abril, Ford abrirá nuevamente las fábricas de Dearborn, Kentucky, Kansas City y Ohio, en Estados Unidos, donde produce sus vehículos más rentables: camionetas de la Serie F, furgonetas y todocaminos SUV de gran tamaño.

La decisión de Ford de volver a  la actividad no ha gustado al sindicato United Auto Workers (UAW), ya que la prioridad debe ser la salud de los trabajadores.

Mientras, Honda, que tiene cuatro plantas de montaje en EEUU y una en Canadá, ha extendido el cierre de sus instalaciones en Estados Unidos y Canadá hasta el 7 de abril.

Más cauta ha sido Toyota, que ha anunciado que retrasa nuevamente, del 6 al 17 de abril, el inicio de actividad en sus plantas.