EFEMadrid

Jaguar, gracias a su experiencia en la competición, ha decidido aplicar los conocimientos obtenidos a su primer eléctrico de calle, el I-Pace, al que le ha incrementado la autonomía en unos 20 kilómetros, hasta los 490 kilómetros.

Para que los clientes puedan disfrutar de esta mejora es necesaria una actualización del software del vehículo en un concesionario, operación que Jaguar ofrece de manera gratuita.

Tras su instalación, este SUV -de 4,68 metros de largo y 400 CV- podrá recibir actualizaciones en remoto en más módulos electrónicos, lo que, según el fabricante británico, garantizará "mejoras continuas".

En 2018, Jaguar creó el campeonato I-Pace eTrophy, que es la primera competición internacional para vehículos eléctricos basados en modelos de producción.

Gracias a esta experiencia, los ingenieros han aplicado las competencias técnicas adquiridas en esta competición al Jaguar I-Pace en materia de optimización de la gestión de la batería, de los sistemas térmicos y de la tracción a las cuatro ruedas.

Según el responsable de ingeniería del I-Pace, Stephen Boulter, el Jaguar I-PACE eTROPHY les ha proporcionado una gran cantidad de datos para aplicar esas "mejoras marginales" extraídas de los circuitos a los vehículos de los clientes.

Estas nuevas actualizaciones lo que permiten es viajar aún más lejos con una sola carga sin apenas cambios de hardware, por lo que para Boulter no cabe duda de que el I-Pace mejora con los años.

El Jaguar I-Pace está disponible en España desde 80.400 euros en su versión de acceso S, por encima se sitúa la terminación SE (desde 88.400 euros) y la tope de gama HSE (94.600 euros).