EFEMadrid

La marca alemana de vehículos de los cuatro aros Audi ha fabricado en todo el mundo más 10,5 millones de unidades con tracción total, a la que denomina Quattro y que se ha convertido en una de sus señas de identidad.

El 3 de marzo de 1980, Audi aprovechaba el Salón internacional del automóvil en Ginebra, para presentar el Audi quattro, un coupé deportivo con tracción total y que marcó un antes y después en el segmento de los turismos de pasajeros y en la competición.

Hasta la llegada del Audi quattro, el sistema de cuatro ruedas motrices solo se empleaba en camiones y vehículos todoterreno.

El modelo militar Iltis llevó a Audi a apostar por la tracción quattro

Pero todo cambió en el invierno de 1976 a 1977, cuando Audi estaba desarrollando unas pruebas en Escandinavia para Volkswagen del modelo Iltis que ésta estaba fabricando para el ejército alemán.

Por aquel entonces, Audi también trabajaba en un vehículo deportivo de altas prestaciones sobre la plataforma del Audi 80 de serie, pero con el motor turbo de cinco cilindros del Audi 200.

Las "increíbles" cualidades dinámicas del Iltis sobre terrenos helados y nevados llevaron a los ingenieros de Audi a adaptar la tracción total del vehículo militar a su prototipo deportivo.

Original y primero de su especie

En la primavera de 1977, Audi dio luz verde al prototipo 262, que serían los orígenes del futuro Audi quattro, también conocido como "Ur-quattro". Ur en alemán significa original o el primero de su especie.

En enero de 1978, el primer prototipo de este proyecto fue puesto a prueba en las carreteras nevadas de los Alpes austríacos, donde se comprobó la "innegable superioridad" de la tracción a las cuatro ruedas sobre firme deslizante y los inconvenientes de su utilización en un turismo por las torsiones en la transmisión en curvas muy cerradas sobre asfalto seco.

Finalmente, Audi hizo compatibles las dos condiciones esenciales que debía cumplir la tracción total en un deportivo de calle; ser compacta y ligera, y contar con un diferencial central.

El Audi quattro llegó a finales de 1980. Su precio en Alemania fue de 49.900 marcos

  Así nació el Audi quattro, que comenzó a venderse a finales de 1980. Era una variante con la carrocería modificada de un Audi Coupé, de líneas afiladas, con tracción total permanente y un potente motor sobrealimento de 2 litros, cinco cilindros y 200 CV, con el que aceleraba de 0 a 100 km/h en 7,1 segundos y alcanzaba una velocidad máxima de 220 km/h.

El precio de venta en Alemania se situó en 49.900 marcos, incluyendo los asientos deportivos, faros antiniebla y llantas de aleación.

Se mantuvo como un modelo más de la gama hasta 1991, un período en el que recibió varias actualizaciones técnicas: en 1984 llegó el Sport quattro de 306 CV y en 1987 el diferencial central con bloqueo manual se reemplazó por uno Torsen, con lo que el par se distribuía de forma variable y el sistema antibloqueo de frenos ABS dejaba de ser incompatible con la tracción total.

Quattro es sinónimo de potencia y seguridad

El Audi quattro ha representado desde entonces un símbolo de la innovación tecnológica y el éxito deportivo de la marca en el campeonato del mundo de rallies, en el que entró con un equipo oficial en 1978, con coches de tracción delantera.

Los éxitos no llegaron hasta 1981, un año después del lanzamiento del Audi Quattro, en el Rally de Suecia. En 1982, dominó el campeonato; en 1983 Audi consiguió el primer y el segundo puesto y en 1984 el doblete de piloto y marca    La marca de los cuatro aros decidió desarrollar el Audi Sport quattro para seguir manteniendo el liderato en competición que había conseguido con el Audi quattro. Y para ser admitido en el Grupo B de los rallyes, el reglamento internacional obligaba a fabricar en serie un mínimo de 200 unidades, limitando la cilindrada del motor por reglamento a un máximo de 2.133 centímetros cúbicos.

Audi Sport Quattro "shorty" y Sport quattro S1

Partiendo de la base del “Ur-quattro”, los ingenieros de la marca de los cuatro aros acortaron la distancia entre ejes y desarrollaron una versión del motor de 5 cilindros con 2,1 litros, doble árbol de levas y cuatro válvulas por cilindro. La carrocería estaba fabricada en aramida y fibra de carbono. Con sus 225 kW (306 CV) a 6.700 rpm y un par máximo de 350 Nm a 3.700 rpm, el coupé deportivo se convirtió en el primer superdeportivo de Audi, y también en el automóvil alemán más potente fabricado en serie. Su menor batalla le hizo ganarse el apodo de el “Shorty”.

La marca de Ingolstadt produjo un total de 214 unidades del Audi Sport quattro, que se comercializaron a un precio de casi 200.000 marcos. Esto mantuvo al Audi Sport quattro como el modelo más caro jamás comercializado por la marca de los cuatro aros hasta la fecha.

En 1985, al Audi Sport quattro le siguió el Sport quattro S1 con un motor potenciado hasta los 350 kW (476 CV) para un peso de apenas 1.090 kilogramos, lo que le permitía acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 3,1 segundos.

Entre sus hitos deportivos, destaca la victoria en la mítica subida al Pikes Peak en Colorado, EE.UU, con Walter Röhrl al volante.

Quattro para Audi es sinónimo de seguridad, potencia y deportividad, por lo que actualmente está disponible en toda su gama de modelos, a excepción del nuevo A1, el vehículo más pequeño de todos los que tiene a la venta.