EFEMadrid

La hojas en la calzada, la lluvia y la niebla son elementos característicos que nos podemos encontrar en la carretera con la llegada del otoño y que pueden hacer que suframos un accidente si no tenemos en cuenta las "diez reglas" de oro de Seat.

Para elaborar este decálogo han contado con la ayuda del piloto y experto en conducción Jordi Gené, quien advierte que en durante la estación otoñal hay que extremar la precaución al volante

Según su experiencia, la primera de las reglas es tener una "precaución milimétrica" ya que en otoño el asfalto se enfría y se humedece, lo que conlleva una perdida de adherencia de los neumáticos.

Al respecto aconseja revisar una vez al mes la presión de las gomas y comprobar que la profundidad de su dibujo no baje de los 2 milímetros y, en ningún caso, de los 1,6 milímetros, porque rodando sobre mojado a 90 km/h se pierde casi por completo el contacto con el asfalto.

La segunda de las reglas es tener en cuenta que las hojas en la calzada, y sobre todo mojadas, tienen el mismo efecto que una nevada, por lo que Gené recomienda evitar zonas donde tapen completamente el vial y, sobre todo, no realizar frenadas bruscas.

Si esto nos sucede en mitad de una curva no hay que hacer movimientos bruscos y, si se pierde adherencia, no hay que forzar la trayectoria hasta volver a disponer de dirección, recomienda el piloto.

La tercera de las reglas es de las " 3V (visibilidad, vehículo delantero y velocidad)" que hay que aplicar con niebla. Así, si por ejemplo solo podemos ver a 50 metros, hay que dejar esa misma distancia respecto al vehículo que va delante y no se deben superar los 50 km/h de velocidad, detalla Gené.

Otra clave- regla cuarta- es hacerse ver con los antiniebla delanteros y nunca utilizar las luces largas ya que producen un efecto espejo que impide ver los vehículos que nos preceden.

Nuevamente la falta de visibilidad protagoniza la quinta de las reglas: cambiar una vez al año los limpiapabrisas, porque llevarlos en mal estado supone ver entre 20 y un 30 %. La época mejor para realizar esta operación es en otoño por la mayor presencia de las lluvias.

Para Jordi Gené la sexta de las reglas es doblar la distancia de seguridad en calzadas mojadas, en las que hay que tocar suave y periódicamente los frenos para secar el agua que se acumule en las pastillas y comprobar así su eficacia.

La séptima se refiere al tan temido aquaplaning: cuando se atraviesan estas balsas de agua hay que olvidarse del freno hasta que las ruedas entren otra vez en contacto con el asfalto. Será en ese momento cuando, con movimientos suaves de volante, corregiremos el deslizamiento del vehículo.

Firme contra el viento es el octavo de los consejos del piloto español, quien advierte que es "clave" moderar la velocidad y coger fuerte el volante, especialmente cuando adelantamos camiones.

Las dos últimas consideraciones "de oro" de Seat son no deslumbrar con las largas, muy útiles en la conducción nocturna, en la que se producen el 30% de los accidentes; y reducir la velocidad en las zonas en las que existan señales de peligro por fauna salvaje, ya que el otoño es temporada de apareamiento.