EFEMadrid

Audi ha iniciado las ventas en España de los SUV deportivos SQ7 y SQ8, que montan un motor de gasolina V8 TFSI de 507 CV y 770 Nm de par, con el que aceleran de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos.

Las primeras unidades llegarán en otoño, pero ya se pueden reservar desde 115.160 euros (del Audi SQ7) y desde 122.390 euros (del SQ8).

La velocidad máxima está limitada en ambos modelos a 250 km/h y, en función del equipamiento elegido, los consumos se sitúan entre los 11,9 y los 12,5 l/100 km del SQ7 TFSI y los 12,6-12,8 l/100 km del SQ8 TFSI, con unas emisiones de CO2, respectivamente, de 270-285 gr/km y de 286-291 gr/km.

Motor de gasolina potente y con desconexión de cilindros para reducir consumos

El V8 4.0 TFSI es un biturbo de 3.996 c.c. de aluminio que dispone de desconexión de cilindros en demanda (COD) para reducir el consumo. Para ello, en las situaciones en las que el conductor no requiere de mucha potencia, la electrónica desactiva de manera temporal cuatro de los ocho cilindros.

Equipan de serie transmisión automática (Tiptronic de 8 velocidades), tracción integral permanente (quattro), suspensión neumática deportiva y dirección a las cuatro ruedas; mientras que son opcionales el diferencial deportivo y el sistema de estabilización antibalanceo eAWS (incluidos en el paquete de suspensión advanced)

Con la suspensión adaptativa sport de serie se puede modificar la altura de la carrocería en 9 centímetros.

Imagen exterior poderosa e interior de calidad y conectado

Exteriormente, los Audi SQ7 y SQ8 TFSI se distinguen por sus llantas (de 20 pulgadas en el primero y de 21 en el segundo, opcionalmente se ofrecen de hasta 23), por las pinzas de freno (de 400 mm delante y 350 mm detrás) en color negro (pueden ir pintadas en rojo o en gris si son discos carbocerámicos), el logo S en las ruedas delanteras, la parrilla single frame con lamas dobles y un blade tridimensional en el paragolpes, los retrovisores exteriores en color aluminio, las protecciones de los bajos o las cuatro salidas de escape.

En el interior destacan los asientos deportivos en cuero y Alcantara con el logo S en relieve en los respaldos y costuras de contraste, las inserciones decorativas de aluminio mate cepillado (opcionalmente de carbono o de madera de roble gris con acabado brillante), los umbrales de las puertas delanteras con iluminación e inserciones de aluminio con el logo S.

También el sistema de control MMI touch con dos grandes pantallas en el centro del salpicadero de 10,1 y 8,6 pulgadas con retroalimentación háptica y acústica a cualquier toque con los dedos, aunque también se pueden manejar vocalmente diciendo “Hey Audi”.

Los SUV deportivos de Audi también están conectados: en el caso de que lo utilicen hasta seis usuarios diferentes se pueden memorizar sus ajustes en la nube y el vehículo los selecciona nada más abrirse la puerta del conductor; y con los servicios "Car-to-X" podemos recibir avisos de plazas de aparcamiento libres en la calle o de peligros en la carretera.

En materia de ayudas a la conducción son nuevas la de aparcamiento "Park assist plus (de forma automática se puede meter o sacar el coche en paralelo solo con pulsar un botón)" y el asistente de maniobras (a velocidades inferiores a 10 km/h el coche detecta objetos que midan más de 20 centímetros como vehículos estacionados al lado o columnas, y detiene al coche).