EFEMadrid

Los proveedores de la industria de la automoción han reclamado este lunes flexibilidad para los expedientes de regulación temporales de empleo (ERTE) que presenten por fuerza mayor, así como unidad de criterio en todas las comunidades autónomas.

La Asociación Española de Proveedores de Automoción, Sernauto, y los clústeres de automoción de Navarra (ACAN), País Vasco (ACICAE), La Rioja (AEiRioja), Comunidad Valenciana (AVIA), Aragón (CAAR), Galicia (CEAGA), Cataluña (CIAC), Cantabria (GIRA), Castilla y León (FACYL) y Madrid (MCA) han alertado sobre la incertidumbre que afecta al sector.

Todos ellos, que cuentan con comités de crisis para seguir la situación y poder apoyar a sus asociados ante el descenso drástico de la actividad, afirman que son los primeros interesados en mantener el empleo en sus fábricas para no perder la alta actividad productiva y competitividad que han conseguido.

Por ello, solicitan al Gobierno que los ERTE que presenten sean aceptados por los cierres que han sufrido sus clientes finales, las plantas de fabricación de automóviles tanto en España como en el resto de la Unión Europea.

También por la caída del 95% de la actividad de los talleres, a los que suministran de recambios.

El sector de proveedores de automoción engloba en España a más de un millar de empresas y en 2018 facturó 37.170 millones de euros, empleó de forma directa a 230.000 personas e indirecta a 142.800.