EFE/Javier Millán JaroMadrid

Los Renault Clio, Megane y Captur, los tres "modelos faro (de más éxito)" de la marca gala, ya cuentan con versiones electrificadas, lo que les hace serios candidatos a liderar sus respectivos segmentos.

La marca del rombo ha elegido como denominación comercial "E-Tech" para su gama híbrida e híbrida enchufable.

Para desarrollar su tecnología de electrificación ha tenido en cuenta su experiencia en la Fórmula 1 y su gama 100% eléctrica (el compacto Renault Zoe y la furgoneta Kango Z.E.)

Tecnología con 150 patentes

La base es el motor híbrido DHT que está compuesto por un propulsor térmico (1.6 de gasolina de 91 CV) y dos eléctricos (uno es principal y permite mover al coche y otro es secundario, ya que actúa como generador de alto voltaje), a los que ha unido una caja automática multimodo inteligente de 15 velocidades.

Al DHT además le añade una batería: más pequeña para los híbridos y más grande para los híbridos enchufables. Así, los primeros obtienen la etiqueta ECO (acceso a zonas restringidas al tráfico en grandes ciudades, descuentos al aparcar..) y los segundos la Cero emisiones (no pagan en algunas ciudades al estacionar o el conductor entra al BUS-VAO sin ocupantes..).

Los híbridos de Renault ofrecen 140 CV y los híbridos enchufables "Made in Spain" 160 CV

Esta combinación de motores en el Renault Clio híbrido da una potencia de 140 CV, que en los "Made in Spain (hechos en España) Captur y Megane Sport Tourer (la versión familiar) es de 160 CV.

Esta tarde hemos probado los tres por los barrios periféricos de Madrid, así como por las poblaciones más cercanas a la capital, lo que nos ha permitido también conducirlos por autopista.

El Renault Clio E-Techhíbrido es el que más nos ha sorprendido

El primero que hemos testado ha sido el Renault Clio E-Tech híbrido. Lo más destacado frente a sus competidores es el buen trabajo hecho con la caja automática. Al contrario que los modelos asiáticos de más renombre su funcionamiento está exento de tirones y del ruido que acompaña a las aceleraciones.

Sus 140 CV le hacen un coche perfecto para salir a carretera (acelera de 0 a 100 km/h en 9,9 segundos), pero también le dotan de mucha agilidad para ciudad y para las rotondas. En estos recorridos la marca asegura que el 80% del tiempo podremos verle funcionar en modo eléctrico.

No se si es un cálculo muy optimista, pero lo que sí que es verdad es que las letras EV (modo eléctrico) están constantemente apareciendo y desapareciendo del cuadro de instrumentos digital. Su batería de 1,2 kWh no le permite desplazarse muchos metros, pero debido a que es autorecargable está constantemente apagando el motor de combustión, con lo que el consumo se reduce hasta un 40 % (el fabricante le ha homologado un gasto de 4,3 l/100 km).

Los Captur y Megane Sport Tourer pueden recorrer hasta 65 km en modo 100% eléctrico

Por lo que respecta a los Renault Captur y Megane Sport Tourer E-Tech híbridos enchufables, su mayor batería (de 9,8 KWh. Se tarda en recargarla entre 3 y 5 horas) les permite una autonomía en modo eléctrico de hasta 65 kilómetros en ciudad (unos 50 km si el uso es también en carretera).

Para el Captur, que es el primer SUV del tamaño B en ofrecer una versión híbrida enchufable, supone un gasto de combustible de 1,4 l/100 km y para el actualizado Megane Sport Tourer de 1,3 l/100 km.

Ambos nos han parecido muy confortables y fáciles de conducir. Para extender la autonomía (al igual que el Clio) disponen en la palanca de cambios de un modo B que aumenta la recuperación de la energía que se pierde en la frenada.

Mientras que en el Clio al activarla podemos llegar a detener completamente el coche, esto no sucede con Captur y Megane Sport Tourer, por lo que habrá que complementar la función pisando al mismo tiempo el freno.

Modos de conducción para hacer de nuestro coche tres diferentes

Además, los tres equipan modos de conducción (Eco -se denomina Pure en los híbridos enchufables-, Sport y MySense) para modificar la respuesta del acelerador o de la dirección, de tal forma que hagamos al coche más ahorrador o más dinámico.

En conducción eléctrica pura los híbridos enchufables no pueden rebasar los 135 km/h.

La terna tiene un pisar muy estable, aunque sobresale la del Clio, ya que los otros son coches más familiares; y un buen comportamiento rutero, con una amortiguación confortable.

Imagen muy parecida a sus hermanos de gama, salvo que optemos por las ediciones limitadas

En el exterior son muy parecidos a sus hermanos de gama (salvo por las pequeñas placas E-Tech).

Para los que quieren que se note que llevan un vehículo electrificado Renault ofrece series limitadas en Clio y Megane Sport Tourer (ésta es la llamativa, ya que se trata de una RS. Line que enfatiza la deportividad del coche).

En el interior de la triada destaca la profusión de pantallas, especialmente la central, que llama la atención por su posición vertical.

También cuenta con un gran tamaño el cuadro de instrumentos digital personalizable.

Otro dato destacable es que la habitabilidad y el maletero no se han visto mermados por la colocación de las baterías en el piso, bajo los asientos traseros (en el Captur se mantiene la banqueta desplazable 16 centímetros para dar más espacio a los bultos).

El maletero del Clio es de 300 litros, el del Captur de 557 litros y el del Megane Sport Tourer de 447 litros

Precios desde 21.533 euros

La gama E-Tech de Renault parte (con descuentos, no incluyen las ayudas del Moves y del Renove) de 21.533 euros en el Clio, de 31.024 euros en el Captur y de 30.906 euros en el Megane Sport Tourer.

Los dos primeros ya están a la venta y las reservas del Megane Sport Tourer comienzan mañana, viernes