EFE/Javier Millán JaroMadrid

Eficiencia, conectividad, seguridad y confort de marcha son los cuatro elementos que más han mejorado en el actualizado Kia Rio, ya a la venta solo con motorizaciones de gasolina, que a partir de ahora cuentan con hibridaciones ligeras que le permiten obtener la etiqueta ECO.

Se puede elegir con tres potencias: 84 CV (del 1.2 DPI atmosférico de cinco velocidades), 100 CV (del turbo 1.0 T-GDi de seis velocidades iMT) y 120 CV (también del 1.0 T-GDi, que en este caso se puede combinar con transmisión automática DCT de siete relaciones).

Solo las dos últimas cuentan con la tecnología de hibridación de 48V, que lo que hace para reducir consumos y emisiones es garantizar un arranque rápido del motor, asistir a este en las aceleraciones o recuperar la energía que se pierde en deceleraciones y frenadas.

Los cambios exteriores del Kia Rio

En materia de diseño exterior, los cambios afectan a las terminaciones Concept y Drive (la GT Line no varía porque llegó más tarde) que estrenan parrilla delantera (es un poco más pequeña), así como faros, paragolpes (más bajo) y antinieblas. En la parte trasera la novedad es que incorporan el emblema Eco Dynamics que les identifica como híbridos

Estas modificaciones no hacen variar las medidas exteriores del Kia Rio, con 4,06 metros de largo; ni las interiores, en las que destacan los aprovechables 325 litros con los que cuenta el maletero y que se pueden ampliar tumbando los asientos en una configuración 60:40.

Las modificaciones interiores

Ya que hablamos del habitáculo resaltar que son nuevos la pantalla de 4,2 pulgadas del cuadro de relojes, la central táctil de 8 pulgadas con navegador, el volante (achatado por la parte inferior para facilitar la entrada y salida del conductor en el GT Line), el botón de modos de conducción (Eco, Normal y Sport) y la palanca de cambios de la transmisión automática, entre otros elementos.

En cuanto a ayudas a la conducción se puede montar asistente de frenada de emergencia con detección de peatones y ciclistas, detector de ángulo muerto, reconocimiento de límites de velocidad, control de crucero adaptativo y de seguimiento de carril o el que avisa de tráfico trasero.

La conectividad también mejora, ya que ofrece la posibilidad de acceder a los servicios Kia Live Services, entre los que se encuentran la información del tráfico en tiempo real, la alerta de controles de velocidad, la previsión meteorológica, la ubicación de las estaciones de servicio y sus precios y los aparcamiento libres en destino.

Con la aplicación UVO Connect se puede conocer desde el móvil el estado del vehículo, mandar al coche destinos buscados, bloquear y desbloquear las puertas o recibir alertas de que nos lo hemos dejado arrancado.

Precios del Kia Rio

Los precios (incluidos descuentos) del Kia Rio con el motor 1.2 DPi están comprendidos entre los 11.250 euros y los 15.185 euros. Con el 1.0 T-GDi de 100 CV arrancan en los 13.300 euros y llegan a los 17.560 euros. Si optamos por la motorización de 120 CV el punto de partida es de 16.200 euros y el más alto de 19.235 euros.

Efe ha probado este lunes el Kia Rio de 120 CV, con el acabado GT Line y la caja manual inteligente de seis velocidades iMT (apaga el motor cuando dejamos de pisar el acelerador o el embrague para reducir el consumo).

Tras un recorrido de unos 95 kilómetros -por ciudad y principalmente por carretera- hemos podido constatar que, con la hibración y la caja manual inteligente, es fácil conseguir un consumo por debajo de los seis litros (5,7 l/100 km exactamente) aunque abusemos del modo Sport.

Gracias a sus 120 CV, el Kia Rio es un vehículo muy polivalente en autopista ( su sexta está más enfocada a llanear). Sus medidas compactas también le permiten exhibir maneras en tramos revirados de curvas, donde muestra aplomo y buenas formas, aunque su amortiguación es de configuración blanda, lo que le hace muy confortable en ciudad.

En definitiva, el nuevo Kia Rio, que en 2017 estrenó cuarta generación, recibe una serie de mejoras notables que le hace afianzarse en un segmento muy competido -el B supone entre el 17 y el 20 % de las ventas totales del mercado del automóvil en España- en el que los conductores valoran el consumo, la conectividad y la seguridad.

Cada vez más los fabricantes, como es el caso de Kia, dotan a sus vehículos pequeños de elementos propios de segmentos superiores, lo que les da más razones para poder convertirse en vehículo único de una familia.