Mercedes-Benz ha desvelado en la previa de las jornadas a la prensa del Salón del automóvil de Fráncfort (Alemania, del 14 al 24 de septiembre), el prototipo Mercedes-AMG Project ONE, que lleva la tecnología de Fórmula 1 a un modelo de carretera

Este prototipo de superdeportivo biplaza híbrido incorpora, por primera vez y "prácticamente sin modificaciones", la tecnología híbrida más avanzada y eficiente de la Fórmula 1 en un modelo para carretera.

Con una potencia de más de 1.000 CV su velocidad máxima superará los 350 km/h.

Mercedes-AMG, la división de altas prestaciones del fabricante de la estrella, ha sido la responsable del Project ONE, en colaboración con los expertos en Fórmula 1 de Mercedes-AMG High Performance Powertrains y Mercedes-AMG Petronas Motorsport.

Futura estrategia de propulsión híbrida de Mercedes

Junto con el AMG GT Concept de cuatro puertas, que también se podrá contemplar en Fráncfort, el Mercedes-AMG Project ONE es otro anticipo de la futura estrategia de propulsión híbrida de altas prestaciones de la marca de automóviles deportivos de Mercedes-Benz.

El sistema de propulsión híbrida enchufable que equipa está formada por un motor de combustión híbrido sobrealimentado y otros cuatro eléctricos.

Uno está integrado en el turbocompresor, otro junto al motor de combustión, unido directamente con el cigüeñal; y los dos restantes propulsan las ruedas delanteras.

El motor V6 híbrido de gasolina y 1.6 litros de cilindrada con inyección directa y turbocompresor sencillo con asistencia eléctrica procede directamente del monoplaza de Fórmula 1 de Mercedes-AMG Petronas.

Para alcanzar un elevado régimen de giro (de hasta 11.000 rpm para asegurar una mayor durabilidad y la posibilidad de repostar gasolina Súper Plus convencional en lugar de combustible de competición) se han sustituido los muelles de válvula mecánicos por variantes neumáticas.

Los motores eléctricos instalados en el eje delantero alcanzan también un régimen excepcional, con hasta 50.000 rpm del rotor; cuando el estado de la técnica convencional son de 20.000 rpm.

El motor de altas revoluciones recibe asistencia de un turbocompresor de alta tecnología, con lo que su reacción es instantánea y más rápida que en un motor V8 atmosférico, según Mercedes-Benz.

El rendimiento térmico del motor de combustión interna con turbocompresor eléctrico (MGU-H) en combinación con el motor eléctrico en el cigüeñal (MGU-K) ascenderá a más del 40 %.

Esta cifra supone -destaca el fabricante- un nuevo récord para un vehículo de serie.