EFE/Javier Millán JaroMadrid

Las familias numerosas con una cuenta bancaria desahogada, los deportistas que gustan de llevar su material dentro del vehículo y protegido de los amantes de lo ajeno, y los profesionales del transporte de pasajeros ya tienen su alternativa cero emisiones de alta gama.

Se trata del monovolumen Mercedes-Benz EQV, que se fabrica en exclusiva mundial desde la planta que la marca alemana tiene en Vitoria, en el norte de España.

Según el fabricante, su nuevo vehículo es el más caro que se fabrica actualmente en las plantas que tienen las diferentes marcas en nuestro país

El Mercedes-Benz EQV 300 es el segundo miembro de la nueva familia EQ de eléctricos de la marca de la estrella tras el todocamino EQC.

El Mercedes-Benz EQV está propulsado por un motor de 204 CV

Está propulsado por un motor eléctrico de 150 kW (204 CV) y 362 Nm de par al que da energía una batería de litio de 100 kWh (su capacidad útil es de 90 kWh) que se puede recargar a una potencia de 11 kW en unas 10 horas, que se alargan a 13 horas si es de 7,4 kW. En un punto rápido de hasta 110 kW se tardan 45 minutos en recargar del 10 al 80%.

El EQC, que pesa unos 2.700 kilos (400 más que su equivalente en diésel debido a la baterías), tiene una autonomía (WLTP) de 357 kilómetros en uso combinado, que aumenta hasta 487 km si solo circulamos por ciudad.

Se puede elegir con dos longitudes diferentes

Puede elegirse con carrocería de 5,14 metros de largo (el maletero es de 1.030 litros) o de 5,37 metros (1.410 litros), con una altura en ambos casos de 1,90 metros para entrar en aparcamientos públicos antiguos.

Nosotros hemos probado por las calles de Madrid la versión de 5,14 metros de largo, de la que hay que destacar que, a pesar de sus dimensiones, es muy cómoda de conducir porque disfrutamos de un puesto de conducción más elevado que en un SUV, desde el que dominamos todo lo que nos rodea.

La dirección está bastante asistida y facilita las maniobras, tal y como hemos constatado en un aparcamiento del centro de Madrid con una entrada no excesivamente grande para este tipo de vehículos.

El dinamismo en marcha también esta garantizado por la inmediata entrega de potencia de la que goza. Como buen eléctrico, el EQV dispone del par nada más pisar el acelerador lo que hace que los cambios de carril puedan ser muy rápidos.

Cuatro modos de conducción y cinco niveles de recuperación de la frenada

Además contamos con modos de conducción que elegimos desde la consola que hay entre los dos asientos delanteros. Ahí está ubicado el botón para seleccionarlos: Comfort, Sport, Economic y Economic+. En estos dos últimos se prioriza el ahorro de energía para que la autonomía nos dure lo máximo posible.

Es curioso que, al contrario que en otros eléctricos, la elección del modo Sport o del Comfort no supone una merma de la autonomía disponible, salvo que se compare con el Economic+.

El EQV también equipa 5 niveles de recuperación de la energía que se produce en la frenada y que se activan desde las levas en el volante: D--, D-, D, D+ y DAuto.

El Mercedes-Benz EQV es un vehículo conectado

Si la eficiencia está muy conseguida también sucede lo mismo con la conectividad. Gracias al sistema de infoentretenimiento MBUX de 10,25 pulgadas y al navegador, podemos activar el modo DAuto que adapta automáticamente la recuperación de la energía de la frenada en tiempo real en función del tráfico.

Otras funciones que nos permite son programar la recarga de la batería (para elegir las horas en que la luz es más barata), climatizar el vehículo antes de iniciar la marcha o conocer el estado del vehículo con la aplicación Mercedes Me.

Un salón rodante seguro para hasta 8 pasajeros

Al volante del EQV tanto el conductor como los siete pasajeros que se pueden transportar se sienten seguros, a lo que ayudan los asistentes de control del ángulo muerto, la detección del cambio de carril y el freno de emergencia en ciudad. Los tres son de serie.

El precio de este salón rodante que no contamina parte de los 79.084 euros. Mercedes-Benz ofrece un renting de 650 euros al mes (con una entrada del 20% del valor del vehículo) durante 48 meses.

Clase V diésel gratis por si te vas de vacaciones

Para los que no estén convencidos del todo, la marca les ofrece de forma gratuita y durante los dos primeros años de vida la posibilidad de cambiar su eléctrico durante 30 días (solo se pueden dividir en dos períodos) por un Clase V diésel para que puedan viajar sin tener que estar pendientes de la recarga.

Gracias a un acuerdo con Iberdrola también pone a su disposición un cargador de pared por 1.500 euros+IVA para particulares y 1.900 euros+IVA para profesionales.

Asimismo, los clientes del Mercedes-Benz EQV tienen seis meses de recarga gratuita en los puntos de la red pública de Iberdrola.

La empresa energética quiere contar con 25.000 puntos de recarga en los próximos cuatro años. Su plan es que exista uno cada 100 kilómetros de distancia.

Esa infraestructura contribuirá a reducir las reservas que los clientes de Mercedes-Benz argumentan a la hora de decantarse por un eléctrico.

Las ventajas, tal y como les recuerda la marca de la estrella, son, además de la eficiencia y el respeto al medioambiente, el no pagar en zonas de aparcamiento reguladas de grandes ciudades, accede sin acompañantes a lo carriles BUS-VAO o estar exento de peajes en algunas carreteras.