Mercedes-Benz ha fabricado en serie el motor sobrealimentado de cuatro cilindros más potente del mundo, ya que puede desarrollar hasta 310 kW (421 CV), lo que supone 30 kW (40 CV) más que el anterior con el que contaba.

La marca de la estrella también ha dotado al citado motor de dos litros de gasolina, cuya denominación interna es M 139, de mayor par máximo, ya que ha pasado de 475 Nm a 500 Nm a 5.000-5.250 rpm.

Según el fabricante alemán de vehículos, su nuevo motor -desarrollado por Mercedes-AMG, tiene una potencia por litro de cilindrada de hasta 155 kW (211 CV), por lo que supera a las mecánicas de "muchos superdeportivos de reputadas marcas".

Numerosas innovaciones técnicas para este propulsor de Mercedes-AMG

El nuevo propulsor se fábrica íntegramente en aluminio en la planta que el fabricante germano tiene en la localidad alemana de Affalterbach siguiendo el principio "One man, one engine (un hombre, una máquina)", lo que implica que se monta a mano en una línea de producción de "vanguardia", en la que se han tenido en cuenta los desarrollos más recientes de "ergonomía, de flujo de material, de aseguramiento de calidad, de sostenibilidad y de eficiencia".

El turbocompresor y el colector de escape se encuentran detrás del motor (mirando en el sentido de la marcha), junto a la pared separadora entre el compartimento del motor y el habitáculo.

Esto se traduce en que el sistema de admisión se encuentra delante, en una disposición que permite configurar un diseño frontal especialmente plano, lo que conlleva ventajas aerodinámicas, según el fabricante.

Además, y por primera vez, el árbol que soporta el rodete del compresor y la rueda de turbina se apoya sobre rodamientos, al igual que en el motor AMG V8 de 4,0 litros montado en el AMG GT Coupé de 4 puertas.