EFEJavier Millán Jaro Madrid

El nuevo Hyundai Tucson, que estrena cuarta generación, llega al mercado con la aureola de ser el mejor coche de toda su historia, razón por la que la marca coreana no ha escatimado en diseño, tecnología y motorizaciones para que sea todo una revolución y una referencia en el mercado y en el segmento de los SUV compactos.

Lo primero que ha hecho es dotarle de un diseño exterior muy vistoso, para lo que se ha saltado el trámite de los bocetos y ha pasado directamente al uso de algoritmos geométricos con técnicas digitales. El resultado ha sido una parrilla que une los faros, que con el vehículo apagado parece que no existen porque están ocultos gracias al diseño de "joyas paramétricas".

En el lateral sobresalen las aristas y las líneas en forma de Z y las llantas (de hasta 19 pulgadas), mientras que en la zaga los elementos más destacados son la tira de led que conecta las ópticas, el logo de Hyundai en la luneta trasera y el limpiaparabrisas oculto en el alerón.

El Hyundai Tucson ofrece un interior tecnológico, amplio y confortable

Si el salto exterior es una revolución, lo mismo sucede en el interior, para el que se pueden elegir hasta 64 colores ambientales. Destacan los plásticos blandos empleados, así como -en las versiones más equipadas- el cuadro de instrumentos digital de 10,25 pulgadas personalizable y la pantalla central de igual medida para el sistema de infoentretenimiento.

Hyundai no ha optado, como están haciendo la mayoría de las marcas, por eliminar los botones desde los que se sube o baja la radio o desde los que se maneja la climatización. El fabricante asiático los ha convertido en digitales.

También llama la atención que el reposabrazos va unido a la consola central, ya que ésta se ha ubicado en una posición más elevada que en sus competidores, lo que hace que el puesto de conducción sea más ergonómico a la hora de accionar los modos de conducción, el freno de estacionamiento eléctrico o las teclas del cambio automático de marchas (shift by wire).

Crece en tamaño para que los pasajeros viajen más cómodos

Atrás se ha ampliado el espacio para las piernas porque ha crecido el coche: el largo en 10 milímetros (hasta 4,50 metros), el ancho en 20 mm (1,87 m) y la altura en 5 mm (1,65 m). El maletero dispone de 620 litros, ampliables a 1.799 litros.

Se le ha incorporado tecnología Bluelink (rutas conectadas, navegación del último kilómetro fuera del vehículo, o perfil de usuario) y puede montar cargador inalámbrico o conectividad para dos móviles al mismo tiempo.

Son nuevos el asistente de conducción en autopista combinado con el mantenimiento de carril, el que evita colisiones frontales con detección de vehículos, peatones y ciclistas, la alerta de giro en cruces, la ayuda de aparcamiento remoto o el airbag central entre los dos ocupantes delanteros.

Cuatro acabados diferentes

Hay cuatro acabados: Klass (el de acceso), Maxx, Tecno y Style (el tope de gama). Los precios parten de los 27.400 euros y pueden llegar hasta los 47.300 euros, que pueden rebajarse entre 4.600 y 5.500 euros por descuentos y financiación.

Desde el Klass son de serie las llantas de aleación de 17 pulgadas, el display audio de 8 pulgadas, la cámara de visión trasera, la pantalla a color de 4,2 pulgadas del cuadro de instrumentos, Hyundai Smart Sense, climatizador manual o freno de mano eléctrico.

El Maxx suma parrilla y molduras cromadas, los faros delanteros de LED, la pantalla central de 10,25 pulgadas, el cargador inalámbrico del móvil, el sensor de aparcamiento trasero o el sensor de lluvia.

El Tecno lleva además llantas de 18 pulgadas (19 en el híbrido), arranque por botón, navegador, sistema de sonido premium, portón eléctrico, asientos delanteros y traseros calefactados, cambio electrónico por botón y levas en el volante en la caja automática.

A todo ello el Style sale de fábrica con llantas de 19, suspensión con gestión electrónica, asientos de cuero (los delanteros ventilados), climatizador trizona, monitor de 360º con ángulo muerto, techo solar panorámico practicable o volante calefactado

Motores gasolina, diésel, hibrido y de 48 V

La tercera de las revoluciones es la que afecta a los motores. El nuevo Hyundai Tucson está disponible con motores de gasolina (1.6 T-GDI de 150 CV), diésel (1.6 CRDi de 115 CV), de hibridación ligera de 48 V (en diésel con el 1.6 CRDI de 136 CV y en gasolina con los 1.6 T-GDI de 150 CV o 180 CV) e híbrido puro (1.6 T-GDI de gasolina de 150 CV y un eléctrico de 44,2 kW, con una batería de 1,49 kWh que ofrece 230 CV). En el primer trimestre de 2021 habrá un híbrido enchufable de 265 CV.

Ya hemos conducido el Hyundai Tucson híbrido

Hoy hemos probado el híbrido de 230 CV y etiqueta ECO que equipa de serie caja automática de 6 velocidades. La marca le ha homologado a este tracción delantera un consumo mixto de 5,5-5,9 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 125-135 gr/km (WLTP).

Es muy cómodo de conducir y transmite seguridad por la buena pisada con la que cuenta, a pesar de que su amortiguación es algo blanda incluso en el modo Sport.

La entrega de potencia es muy lineal, por lo que sus 230 CV no deben asustar a conductores que piensen que es una cifra descabellada para ir con la familia en un todocamino. Su enfoque es más eficiente que deportivo, lo que no es óbice para que se puedan mantener cruceros de velocidad ágiles.

En un trayecto de casi 95 kilómetros en el que hemos recurrido al modo Sport en las zonas de curvas el gasto ha sido de 7,2 l/100 km gracias a la ayuda del motor eléctrico. En un segundo tramo de autopista de unos 50 km el consumo ha sido todavía mejor. de 5,8 l/100 km.