EFEEl Saler (Valencia/Javier Millán Jaro)

Mitsubishi ha sometido a su todocamino más pequeño, el ASX, a una profunda actualización en la que ha cambiado su diseño exterior, ha mejorado su interior y ha recuperado la tracción integral, el ADN de la marca japonesa de los tres diamantes.

Este SUV de 4,36 metros de largo supone el escalón de acceso a la gama del fabricante nipón de todoterrenos Mitsubishi, para la que el ASX es su tercer modelo más vendido y, por tanto, clave en la estrategia de la compañía.

El ASX (que llegó a Europa en primavera de 2010) ahora presenta la parrilla Dynamic Shield de los últimos modelos con un capó más elevado, parachoques delantero y trasero nuevos e iluminación delantera bi-led (de serie, salvo en la versión de acceso) con luces diurnas integradas.

En conjunto, esos cambios le dan una imagen más moderna y robusta al ASX, que a nivel mundial suma 1,36 millones de unidades en los 90 mercados en los que está a la venta. De ellas 50.000 en España.

El Mitsubishi ASX estrena un interior más ergonómico y conectado

En el interior se ha buscado dotarle de mayor calidad percibida con materiales más refinados, acentuar la ergonomía (los mandos del climatizador son nuevos) e incrementar la conectividad (la pantalla central es de 8 pulgadas, no cuenta con navegador y permite ver vídeos a través de un USB).

Es un coche amplio en las plazas delanteras y, aunque se monte el techo panorámico, una persona de 1,90 metros de altura no toca con la cabeza.

Detrás el espacio es muy confortable para dos adultos. La plaza central, al ser más estrecha está más indicada para un menor, algo muy habitual hoy en día a pesar de que los coches no paran de crecer en tamaño.

El maletero, de 406 litros y ampliable hasta 1.183 litros con los asientos traseros tumbados, es muy aprovechable por sus formas.

El Mitsubishi ASX solo puede elegirse con un motor de gasolina de 150 CV

Por lo que respecta a la gama motriz, el único propulsor con el que sale a la venta es el nuevo 2 litros MPI de gasolina de 150 CV, que de serie está acoplado a una caja manual de 5 velocidades, que en las versiones más equipadas se sustituye (desde el acabado Motion) por una automática CVT de 6 velocidades y modo deportivo con levas en el volante.

También se ha aprovechado la actualización para dotar al ASX de más seguridad de serie: alerta de salida de carril, de colisión frontal con mitigación del impacto, de activación automática de las luces de carretera y de alerta de tráfico trasera.

Precios desde 16.700 euros y hasta 25.700 euros

Las terminaciones en las que se puede elegir el ASX son Challenge (desde 16.700 euros), Spirit (18.700 euros), Motion (20.700 euros), Kaiteki (22.000 euros) y Kaiteki Plus (25.700 euros. Incluye la tracción integral, la tapicería de cuero, los asientos delanteros calefactables o la regulación eléctrica del asiento del conductor).

Todos estos precios incluyen la campaña comercial de lanzamiento, así como el descuento por financiar la operación con la marca.

Por Valencia y sus alrededores hemos probado la versión Kaiteki+ con tracción total (lo que le hace más polivalente para hacer excursiones por el campo o subir un puerto nevado) y caja automática.

El ASX con esta combinación acelera de 0 a 100 km/h en 12,2 segundos y puede alcanzar una velocidad máxima de 190 km/h, con un consumo mixto -según WLTP- de 8,2 l/100 km.

El Mistubishi ASX transmite mucha seguridad al volante

No estamos, por tanto, ante uno de los SUV más raudos del mercado en salida desde parado, pero sí ante un vehículo que transmite seguridad al volante porque no tiene un centro de gravedad muy alto y su carrocería está cerca del asfalto.

Con la caja automática es cómodo de conducir, aunque cuando se pasa al modo secuencial y se cambia desde las levas se le nota más suelto y ágil.

La amortiguación es confortable y actúa bien para que el coche no transmita cambios de peso bruscos en curva.

En definitiva, con esta actualización ell ASX gana muchos enteros exteriormente con un diseño que está más en consonancia con lo que ofrece ahora Mitsubishi.

Apuesta exclusivamente por la gasolina -no contempla motorizaciones híbridas con las que tener etiqueta ECO- y defiende su seña de identidad de fabricante 4x4, lo que le hace más versátil para aquellos conductores que busquen un vehículo que les acompañe en sus actividades al aire libre (la distancia al suelo es de 19 centímetros).