El nuevo director general de Opel España, Jonathan Akeroyd, ha asegurado hoy que la compra de la marca por el Grupo galo PSA conlleva "nuevos retos y oportunidades" ante los que es "optimista".

En un encuentro con la prensa, Akeroyd ha reconocido que, no lo veía así con los primeros rumores sobre la compra, pero ahora lo considera "muy positivo" porque ha tenido la oportunidad de conocer al consejero delegado del Grupo PSA (Peugeot, Citroën y DS) , el portugués Carlos Tavares.

En su opinión, el máximo directivo del consorcio automovilístico galo es una persona que conoce "muy bien" el negocio, no solo el aspecto comercial, sino también el de fabricación, diseño y producto.

Por ello, ha reiterado su confianza en que la adquisición por parte de PSA "traerá nuevas oportunidades y retos".

Junto a Akeroyd ha estado el que durante los últimos casi ocho años ha sido el director general de Opel España, Enrico de Lorenzi, quien el próximo 1 de agosto pasará a ocuparse de la dirección general de Opel para el sureste de Europa.

De Lorenzi ha indicado en su despedida que Opel ha tenido en España hasta 2016 una "buena racha", que se ha truncado en la primera parte del presente ejercicio, lo que se ha traducido en un "momento complicado" en el que se ha perdido cuota de mercado.

Sin embargo, ha pronosticado que la segunda parte de este año y el futuro será mejor gracias a la llegada de las nuevas generaciones de los modelos Mokka e Insignia, así como al nuevo SUV de la marca, el CrossLand.