EFE/Javier Millán JaroMadrid

Opel ha actualizado su modelo Insignia (disponible con carrocería de cinco puertas y familiar Sports Tourer) con motores más eficientes y tecnología de última generación para que siga liderando los primeros puestos entre las mejores berlinas para viajar.

Según la marca alemana, el Insignia, que acumula desde 2009 más de 1,2 millones de unidades vendidas en todo el mundo, fue en 2019 la segunda berlina más matriculada en el canal de particulares.

Además, como le gusta decir a Opel, el Insignia es un vehículo para los que tienen que conducir mucho, lo que se traduce en que más del 50 % de sus ventas son para flotas de empresas.

Los principales cambios en el Opel Insignia actualizado

¿Y qué cambia en el Opel Insignia? Pues su aspecto exterior e interior y, sobre todo, la llegada de una nueva gama de motores más eficientes que permiten reducir hasta un 25% el consumo en comparación con los propulsores que montaba este berlina con aires de coupé de cuatro puertas.

Vamos por partes. Exteriormente cambia especialmente el frontal, en el que los faros son nuevos -de serie son Full Led y en el caso de las versiones altas son además matriciales de pixel (vamos siempre en luces de carretera pero sin deslumbrar porque el haz se divide en segmentos)- y el paragolpes estrena diseño.

En el interior, según los equipamientos, nos encontramos con una pantalla central de 8 pulgadas que puede contar con navegación conectada, head-up display a color que proyecta en el parabrisas la información más importante relativa a la conducción y una cámara trasera digital que aporta más claridad en las imágenes a la hora de hacer maniobras.

Y algo que los que pasan muchas horas al volante agradecerán: asientos calefactados y ventilados con función de masaje y además con certificación AGR para la ergonomía de la espalda.

Desde ellos se maneja con facilidad todos los elementos del coche gracias a que Opel ha conservado botones para los automatismos de las luces, para el equipo de infoentretenimiento o para el sistema de climatización, y que en las nuevas propuestas de sus competidores empiezan a ser sustituidos por pulsadores táctiles.

El Opel Insignia ahora es más eficiente y sin recurrir a la hibridación tan de moda

Opel se ha guardado su mayor revolución para el vano motor del Insignia, que mide 4,89 metros de largo con carrocería de 5 puertas y 4,98 metros con la familiar.

Ya está a la venta con cuatro motores, dos diésel (1.5 D de 122 CV y 2.0 D de 174 CV, que pueden montar caja manual de 6 relaciones o automática de 8) y otros tantos de gasolina: 2.0 T de 170 CV y 2.0 de 200 CV, que están ligados a transmisión automática de 9 relaciones.

El menos potente de los diésel es un tricilíndrico, mientras que el más potente de los gasolina equipa tecnología de desconexión de cilindros para reducir los consumos (a velocidades bajas circula solo con dos. Cuando se demanda potencia los vuelve a conectar automáticamente) .

Hemos probado el Opel Insignia Sports Tourer con el motor diésel más potente

En una ruta de unos 86 kilómetros por la Comunidad de Madrid hemos podido probar el diésel más potente, el de 174 CV con la caja automática de ocho relaciones, con el que hemos obtenido un consumo de 5,4 l/100 km, una cifra que es similar a la de algunos híbridos enchufables (mucho más caros) cuando se les acaba la autonomía eléctrica y solo pueden moverse con el motor de propulsión.

La caja, que no monta levas en el volante, tiene un uso fluido en los tres diferentes modos de conducción que equipa el coche, aunque es en el Sport en el que se nota más dinamismo. Hay que ser un poco cuidadosos con el pedal del acelerador cuando iniciamos la marcha porque su accionamiento es demasiado vivo en comparación con otras transmisiones.

La dirección no es de las que más transmiten, pero en conjunto el coche tiene un pisar muy estable y un comportamiento muy noble que le hace muy agradable y seguro de conducir, a lo que ayuda mucho una amortiguación que sujeta bien la carrocería y evita que haya cabeceos del morro.

Sus 174 CV se entregan de una forma controlada y para conductores que no busquen esta potencia decirles que su consumo es muy razonable y son más adecuados para viajar que los 122 CV de la versión diésel tricilíndrica de 122 CV.

A la venta desde 33.000 euros sin descuentos

En definitiva, el Opel Insignia es un coche muy cómodo en ciudad y carretera (el motor casi no se oye en el habitáculo), amplio para hacerlo con la familia y seguro (puede equipar las últimas ayudas a la conducción), con la eficiencia por bandera y sin contar con motorizaciones híbridadas más caras de adquirir y de mantener en el paso por taller.

Ya se puede reservar desde 33.000 euros (sin descuentos), aunque la marca alemana ofrece en su página web la berlina Grand Sport desde 25.700 euros y la Sports Tourer desde 27.200 euros.

Los acabados en los que se ofrece son Edition, Business Edition, GS Line, Business Elegance y GS Line Plus.

Desde la terminación de acceso Edition son de serie el freno de estacionamiento eléctrico, faros Full led, sensores de luces y lluvia, climatizador bizona, alerta de cambio involuntario de carril y de colisión frontal, asistente de aparcamiento delantero y trasero, frenada de emergencia con detección de peatones, pantalla táctil de 7 pulgadas, entre otros elementos.