Javier Millán Jaro / EFEMadrid

Peugeot ha convertido a su berlina 508 en toda una demostración de lo que sabe hacer, de su destreza y habilidad para fabricar un coche con estilo y que hace girar la cabeza a su paso.

Es lo que en francés se dice "savoir faire" y es lo que mejer define al 508, el buque insignia de la marca del león.

Tras los SUV (todocaminos) 3008 y 5008, el 508 deja bien a las claras la apuesta de Peugeot por hacer vehículos con personalidad y carácter tanto en la carretera como parados.

El Peugeot 508 es el coche de los que ya están cansados de tanto SUV

Con el 508 lo ha logrado en una carrocería, la berlina de cuatro puertas, que no deja de caer en ventas por la moda SUV en España, mientras que en China es una de las preferidas por los jóvenes adinerados.

Sin embargo, para alejarse de la imagen tradicional del típico coche de padre o de empresa, Peugeot ha dotado al 508 de una línea coupé, en la que el techo está más bajo y la parte trasera casi se camufla con el portón del maletero.

Además, para el darle un toque deportivo al exterior las ventanillas no llevan marco.

Esa línea más baja que una berlina al uso penaliza a la hora de entrar al vehículo a los pasajeros de atrás si miden más de 1,80 metros de altura.

Tendrán que bajar algo más de lo normal la cabeza para no dar con el marco, pero una vez que se acomoden en sus asientos no tendrán problemas de espacio.

Un capó bajo, con unos faros de led casi encastrados en la amplia parrilla -presidida por el León de Peugeot- y unas lunes diurnas en vertical que se estrechan según se aproximan al firme hacen reconocible rápidamente al 508.

Pero si la delantera atrae velozmente las miradas, la zaga le va a la par con unas luces led que imitan las garras de un león y con la doble salida de escape.

El Peugeot 508 monta un puesto de conducción de los que llama la atención

Pero el que más disfrutará del coche, más si elige el motor probado (el gasolina PureTech de 225 CV y caja automática EAT8 de ocho relaciones), será el conductor.

Desde una posición que puede bajarse hasta quedarnos cerca del suelo, tenemos un fácil acceso a todos los componentes del vehículo, al tiempo que podemos disfrutar desde un sitio privilegiado de un diseño que no deja indiferente a los que nunca han montado en la nueva generación del 508.

Cuadro de relojes digital y personalizable en una posición elevada y un volante más pequeño de lo habitual (achatado por la parte inferior para facilitar la entrada y salida del conductor) son detalles del nuevo saber hacer francés del que hablábamos al principio. Es lo que Peugeot llama i-cockpit

Si a esto se le suma una especie de teclado de piano para accionar el navegador, el teléfono, la climatización, la radio o las aplicaciones, la sorpresa y la demostración del gusto por el diseño está asegurada.

Equipamiento de serie amplio con profusión de asistentes a la conducción

Numerosos asistentes a la conducción, entre ellos hasta visión nocturna (1.247 euros), hacen del 508 un coche muy seguro y confortable de conducir en cualquier firme y entorno.

Con el motor gasolina probado acelera de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos y alcanza una velocidad máxima de 250 km/h, con un consumo mixto homologado de 5,7 l/100 km, difíciles de conseguir si se aprovecha el potencial de este coche, que cuenta con modos de conducción para elegir entre un manejo eficiente o deportivo, entre otros.

La estabilidad que transmite al conductor, que cuenta con una dirección viva, permite hacer pasos por curva rápidos sin que se descoloque la carrocería a pesar de sus dimensiones (4,7 metros de largo, 1,85 metros de ancho y 1,40 metros de alto).

En definitiva, este 508 es el vehículo perfecto para los que no quieran sucumbir a la moda SUV y viajar en un vehículo que va más pegado al suelo y, por tanto, es más estable que un 4x4 que tiene un centro de gravedad mayor y más proclive al balanceo.

El Peugeot 508 y sus competidores

Su diseño deportivo le aporta juventud y le aleja de la imagen clásica del vehículo de padre de familia. Si éste además apuesta por el motor de 225 CV será la comidilla y la envidia en la puerta del colegio de sus hijos.

Para los que no necesiten tanta caballería hay otra versión de gasolina de 180 CV (desde algo más de 30.000 euros) y para los que busquen consumos de récord están las motorizaciones diésel BlueHDi de 130 (desde unos 27.500 euros), 160 (33.800) y 180 CV (38.200 euros).

Sus competidores más directos son Alfa Romeo Giulia 2.0 (desde 45.900 euros), Mazda6 2.5 Skyactiv--G (desde 36.825 euros) o el Volkswagen Arteon 2.0 TSI (desde 48.000 euros).

FICHA TÉCNICA

-----------------------

- Dimensiones (longitud/anchura/altura): 4,75/1,85/1,40 metros

- Motor: cuatro cilindros

- Cilindrada: 1.598 c.c.

- Potencia: 225 CV a 5.500 rpm

- Par máximo: 300 Nm a 1.900 rpm

- Aceleración de 0 a 100 km/h: 7,3 segundos

- Velocidad máxima: 250 km/h

-  Caja de cambios: automática de 8 relaciones

- Tracción: delantera

- Consumo medio: 5,7 l/100 km

- Capacidad del maletero: 487 litros

- Capacidad del depósito de gasolina: 62 litros

- Precio: 41.600 euros