EFEMadrid

"Precept" es la palabra inglesa que ha elegido el fabricante de eléctricos Polestar para su nuevo prototipo, que muestra la dirección futura de la marca, la cual se podrá contemplar en el Salón internacional del automóvil de Ginebra (del 5 al 15 de marzo).

Precept aglutina la realización de materiales nuevos y más sostenibles para los vehículos, así como el desarrollo de nuevas interfaz hombre-coche y la esencia de su diseño.

Tal y como explica el fabricante, Precept significa un manifiesto de cosas o una declaración de ellas, que tiene como ejes centrales la pureza, la progresividad y la actuación.

El Polestar Precept no es un sueño lejano

Para Polestar "Precept" no es un sueño sobre un futuro distante. Muestra avances de los vehículos futuros de la marca y cómo aplicar la innovación para minimizar el impacto ambiental de su fabricación.

Así apuesta por un diseño con una silueta baja y elegante, en el que la parte trasera no resta espacio a los pasajeros de este cuatro puertas con carrocería Grand Tourer.

La rejilla frontal es reemplazada por la Polestar SmartZone, que supone un cambio ya que de canalizar el aire para refrigerar un motor de combustión ha pasado a albergar la tecnología de los sensores de seguridad que permiten el funcionamiento de los asistentes a la conducción.

El Polestar Precept deja atrás los retrovisores convencionales

Los espejos laterales convencionales (así como el espejo interior) han sido reemplazados por cámaras que ofrecen una imagen más nítida de lo que sucede alrededor de este prototipo.

Para el interior ha elegido materiales reciclados, como el plástico de las botellas para los recubrimientos de los asientos, el corcho para los reposacabezas o las redes de pesca para las alfombrillas.

Según Polestar, estos materiales, combinados con el arte digital, definen un nuevo lujo premium que supera la de los materiales convencionales como la madera o el cuero.

Respecto a su nuevo sistema de infoentreteniminto, con pantalla de 15 pulgadas ha sido desarrollado junto a Google y complementa el cuadro de instrumentos digital de 12,5 pulgadas. Ambas están unidas por una tira iluminada que abarca todo el interior.

También llama la atención la pieza sólida de cristal sueco que hay entre los reposacabezas traseros, en la que flota un holograma del emblema de Polestar.