EFEMadrid

Montar un neumático usado en vez de uno nuevo no es la mejor opción y puede provocar problemas de seguridad y un mayor desembolso económico a la larga, según los expertos.

Según la Comisión de fabricantes de neumáticos, que agrupa a los principales fabricantes mundiales y tiene como fin contribuir a la seguridad vial, las gomas de segunda mano carecen del nivel de seguridad de unas cubiertas nuevas.

El citado consorcio desaconseja su compra porque lo habitual es desconocer el uso que se les ha dado antes de adquirirlas nuevamente.

Además, las visitas al taller se multiplicarán, ya que, si con una rueda nueva hay que ir cada 50.000 km, con una con 5 milímetros de dibujo lo aconsejable es hacerlo cada 26.500 km.

Otro dato a tener en cuenta es que el precio por milímetro de goma útil de unos neumáticos usados es al menos similar, y en ocasiones, incluso superior al de unas cubiertas nuevas, según la Comisión de fabricantes de neumáticos.

Por si estas razones no convencen, la fuente aconseja a los que vayan a comprar ruedas usadas que verifiquen la fecha de fabricación (aparece en el lateral con un número de cuatro cifras: las dos primeras son la semana del año y las dos últimas el año de fabricación).

También les advierte de que comprueben que tanto el tamaño del neumático como el índice de velocidad de la rueda se correspondan con la de su vehículo; y que tengan claro qué es lo que buscan: una cubierta de verano o una de invierno (evita tener que montar cadenas).