EFE/Javier Millán JaroMadrid

Una ciclogénesis explosiva es un fenómeno atmosférico que se puede calificar de "bomba meteorológica" y que, llevado al terreno del automóvil, es la palabra o el concepto que mejor expresa la revolución que supone el Porsche Taycan para la marca alemana de deportivos.

El Taycan es el primer eléctrico del fabricante germano con el que quiere dar respuesta a las necesidades de movilidad con cero emisiones que reclaman los consumidores y que la administraciones quieren potenciar para descarbonizar el transporte por carretera.

De nuevo, como supuso la adopción de motores diésel, de carrocerías SUV, de berlinas deportivas o de cajas automáticas, el Taycan ha sido todo un desafío en una marca en la que los clientes "puristas" siempre son tenidos en cuenta.

Pero éstos han de estar tranquilos porque si algo caracteriza a Porsche es que a todos sus productos les incorpora el ADN deportivo que le acompaña desde sus orígenes.

El Porsche Taycan es una berlina deportiva eléctrica de 4 puertas

Así sucede con el Taycan , una berlina deportiva de 4 puertas que, exteriormente, destaca por que en el morro sobresalen unas entradas de aire verticales que hacen que los faros parezcan ojos con lágrimas y por que las luces diurnas son de 4 puntos de led.

También es reconocible por una cabina retraída y por una zaga en la que los pilotos traseros están unidos por una tira de led, que le ensancha visualmente y que le hace parecer más bajo que otros Porsche, a lo que contribuye una matrícula más próxima al asfalto.

Porsche, haciendo un símil con un cuerpo, asegura que tiene la cabeza estrecha y los hombros anchos.

Si por fuera parece un Porsche por dentro también lo es, porque lo que ha buscado la marca es que al sentarse el conductor al volante se sienta como en el icónico 911, que recientemente ha estrenado nueva generación.

El interior es muy tecnológico y casi no vamos a encontrar botones

El interior es lujoso, deportivo (el volante lleva la rueda con los modos de conducción en la parte baja de la derecha) y tecnológico (dispone de tres pantallas digitales -cuadro de instrumentos, sistema de infoentretenimiento y para el manejo de la climatización-, a la que opcionalmente puede sumarse una cuarta en el lado del copiloto, para que éste también tenga acceso a la información del coche).

Está profusión de pantallas apabulla un poco al principio (las rejillas de ventilación se mueven desde la pantalla de la climatización, no con la mano), pero según se van haciendo kilómetros resultan algo más intuitivas.

También hay que tener en cuenta que el Taycan se arranca con un botón digital que hay en la parte alta del lado izquierdo, es como el de encendido o apagado de una tele.

Otro detalle que también llama la atención es que la "palanca" de la caja automática se ha reducido al mínimo y se ha ubicado en la parte derecha del velocímetro. Al lado de ésta última también está el botón que acciona el freno de mano eléctrico.

El Porsche Taycan se comporta igual que cualquier otro Porsche, pero su aceleración es brutal

Todo esto es el perfecto envoltorio para un motor eléctrico que en el Taycan 4S da 530 CV (desde 109.063 euros), en el Taycan Turbo 680 CV (desde 156.374 euros) y en el Taycan Turbo S 761 CV (desde 190.254 euros).

La batería del 4S es de 79,2 kWh y con ella se puede alcanzar una autonomía de hasta 407 kilómetros, la del Turbo de 93,4 kWh y permite recorrer hasta 450 kilómetros, y la del Turbo S también es de 93,4 kWh pero su autonomía es menor, de hasta 412 kilómetros.

La batería de 93,4 kWh en un punto doméstico de 11 kW se tarda en cargar en menos de 8 horas. Si fuese en el punto rápido del concesionario Porsche Madrid de 270 kW (es lo máximo que soporta el Taycan se lograría en menos de una hora).

El 4S acelera de 0 a 100 km/h en 4 segundos y alcanza una velocidad máxima de 250 km/h, valores que son el Turbo y en el Turbo S, respectivamente, de 2,8 segundos y 3 segundos, y de 260 km/h (en ambos casos).

Hemos probado el Porsche Taycan 4S y el Turbo S

En una ruta dinámica por los pueblos de los alrededores de Madrid (a los que hemos llegado por carreteras secundarias serpenteantes y hemos vuelto por autopista), hemos podido probar los dos extremos, el que ahora es el modelo de acceso, el 4S, y el más deportivo, el Turbo S.

El chasis, como sucede con todos los Porsches, ha sido ajustado al milímetro y encima goza de un centro de gravedad especialmente bajo gracias a la colocación de la batería, cuya carcasa de protección ofrece más rigidez a la carrocería. Si a esto unimos una suspensión neumática de tres cámaras, una dirección muy rápida y unos frenos con una gran resistencia a la fatiga la sensación de estabilidad y seguridad al volante es máxima.

Ni el fuerte viento ni la abundante lluvia que nos ha acompañado durante la ruta han sido capaces de descolocar a los Taycan probados, que gozan de un agarre máximo en cualquier situación.

La transmisión es de dos marchas y sin levas en el volante, que no se echan mucho de falta por cómo gestiona la potencia, que en la aceleración de 0 a 100 km/h con el Turbo S es de otra galaxia.

En la fase de desarrollo le han sometido a 26 aceleraciones de 0 a 200 km/h

Durante la fase del desarrollo del Taycan se han recorrido con las unidades de prueba unos 6 millones de kilómetros, de los que más de dos millones han sido en condiciones extremas.

Se le ha sometido a 100.000 ciclos de carga y a 26 aceleraciones de 0 a 200 km/h, en las que solo se ha registrado una diferencia de un segundo, lo que demuestra la alta fiabilidad del coche.

En España y Portugal ya lo han adquirido 312 afortunados

Porsche Ibérica ya ha vendido en España y Portugal 312 unidades del Taycan.

En la presentación del vehículo el director general de Porsche Ibérica, Tomás Villén, ha explicado que el 60% de sus compradores ya son clientes de Porsche, de los que el 65% son autónomos y tienen entre 50 y 51 años.

Otro 40% son conquistas, es decir vienen de otras marcas y el Taycan es su primer Porsche. Son más jóvenes, entre 46 y 47 años y hay mayor presencia de mujeres (llegan hasta el 15%, frente al 2% habitual).

No es de recibo que España sea último país de UE en eléctricos, según Villén

El director general de Porsche Ibérica ha asegurado además que "no es de recibo" que España, que es el segundo productor de vehículos de Europa, sea el último en cuanto a la penetración del eléctrico y las infraestructuras de recarga.

A su juicio esto es "difícil de entender", a pesar de que ha indicado que cuando se han reunido con la Administración les han escuchado.

En este sentido ha recordado que en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) el actual Gobierno se ha fijado el objetivo de que en 2030 circulen por España cinco millones de vehículos eléctricos.

En su opinión, existe "voluntad" y "objetivo de país", pero hay que lograr una mayor "capilaridad" en la red de puntos de recarga.