EFE/Javier Millán JaroMadrid

La francesa Renault sigue ampliando su gama de vehículos electrificados con las versiones E-Tech (híbridos puros o híbridos enchufables) de sus modelos más vendidos: Clio, Captur y Megane (en esta caso con la carrocería familiar Sport Tourer).

De este trío hemos comenzado nuestra ronda de pruebas con el interesante Captur E-Tech, un crossover híbrido enchufable de 160 CV que está a la venta (incluidos descuentos) desde 27.827 euros con el acabado Zen y desde 29.177 euros con el SL Edition, que es el que hemos conducido.

El Zen lleva de serie Easy Link con pantalla táctil de 9,3 pulgadas, cuadro de instrumentos digital, la consola flotante (útil para dejar pequeños objetos), cámara de visión trasera, renault muti-sense, climatizador automático, ayuda al aparcamiento delantero y trasero, carrocería bitono, llantas de 17 pulgadas, luces led delanteras y traseras, reconocimiento de señales de tráfico, e-call, asistente de mantenimiento de carril, regulador de velocidad y cable de carga Modo 2.

El SL Edition añade llantas de 18 pulgadas, tapicería, pack interior y de personalización exterior específicos y que Renault denomina SL E-Tech Edition.

El Renault Captur E-Tech se beneficia de la experiencia de la marca en la F1

Común a los dos es el sistema de propulsión desarrollado a partir de la experiencia de Renault en la Fórmula 1 y que está compuesto por un motor de gasolina, dos eléctricos y una batería de 9,8 kWh. Al contrario que en otros híbridos enchufables, los dos propulsores eléctricos no le permiten beneficiarse de tener tracción a las cuatro ruedas.

Gracias a esa batería en conducción eléctrica exclusivamente urbana se pueden recorrer teóricamente hasta 65 kilómetros (WLTP City), mientras que si también salimos a carretera (la velocidad en modo eléctrico está limitada a 135 km/h) la distancia se recorta a unos 50 km.

Se puede recargar en 3 horas en una toma reforzada

La batería de este híbrido enchufable, que se fabrica en Valladolid, como el resto de versiones Captur, se puede recargar como máximo en 5 horas en un enchufe doméstico y en 3 horas en un punto de recarga de 3,7 kW, según la marca.

Nosotros hemos utilizado una toma doméstica, en la que el ordenador del coche nos informa de que para una carga completa (hemos dejado la batería con 0 km de autonomía, pero con una capacidad del 6%) vamos a necesitar 4 horas y 30 minutos.

Tras cuatro horas obtenemos 55 km de autonomía, lo que equivale al 97% batería. El ordenador asegura que nos faltarían 20 minutos para llegar al 100% (con la que logramos hasta 57 km).

Jugar con la recuperación de la energía permite incrementar la autonomía Cero emisiones

Alcanzar las autonomías que nos indica el coche pasan -si salimos a autopista- por ser muy eficientes en la conducción y por aprovechar al máximo la tecnología de recuperación de la energía que se produce en las desaceleraciones y las frenadas para así recargar la batería.

Se puede hacer dejando de pisar el acelerador o bien engranando el modo B de la palanca de cambios (esta función no es sustitutiva de la de frenado. No para el coche. Hay que pisar también el freno).

En definitiva, este híbrido enchufable (no cuenta con levas en el volante desde las que intensificar la regeneración de la frenada como algunos de sus competidores) es fácil de manejar y no requiere de un laborioso estudio del manual de instrucciones.

La entrada en funcionamiento del motor de gasolina es algo más ruidosa que en otros híbridos enchufables, especialmente si demandamos al acelerador potencia inmediata.

Es cómodo para viajar y su postura de conducción, más elevada que en un turismo le da un plus de seguridad, es bastante ergonómica. En el interior destaca la amplia pantalla central (en posición vertical), que, por suerte, no incluye la regulación de la climatización como en otros coches.

Atrás el túnel central no es muy molesto para que viajen cinco personas, que cuentan con un maletero de 261 litros. Hay un doble piso en el que podemos guardar el cable de carga de Modo 2.

Para los que se pregunten si es más rentable que un Captur térmico (desde 14.209 euros con un gasolina de 90 CV, desde 17.159 euros con un diésel de 95 CV o desde 17.359 euros con un 140 CV bifuel de GLP), recordárles que con el E-Tech se accede solo a los carriles de alta ocupación BUS-VAO, se puede entrar en las zonas de libres emisiones de las grandes ciudades e incluso, en algunas de ellas, no pagar por aparcar.

Frente a ellos se puede obtener un consumo de 1,7 l/100 km si recargamos el coche, si no lo hacemos el consumo medio será de 6,2 l/100 km

FICHA TÉCNICA

-------------------------

Dimensiones (longitud/anchura/altura): 4,22 m/2 m/1,58 m

- Motor: gasolina

- Cilindrada: 1.598 c.c.

- Número de cilindros: cuatro

- Potencia: 160 CV

- Par máximo: 144-205 Nm

- Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,1 segundos

- Velocidad máxima: 173 km/h (135 km/h en modo 100% eléctrico)

- Caja de cambios: automática

- Tracción: delantera

- Consumo medio: 1,4-1,7 l/100 km

- Capacidad del maletero: 261 l

- Capacidad del depósito: 39 l

- Precio: 29.177 euros