EFEMadrid

El Renault Espace, el monovolumen/crossover grande e integrante de la gama alta del fabricante francés, se pone al día en materia de ayudas a la conducción y la conectividad.

El Espace, que va por la quinta generación y que acumula desde 1984 más de 1,3 millones de vehículos, acaba de ser renovado y ya está disponible en los concesionarios con motores diésel de 160 (desde 40.171 euros) y 220 CV (desde 42.098 euros), y gasolina de 225 CV (51.409 euros).

Está a la venta en versiones de 5 y 7 plazas, con acabados ZEN e Initiale Paris y, a partir de ahora, incorpora nuevas tecnologías de ayuda Easy drive: luces de carretera adaptativas Led Matrix Vision -una primicia en la gama Renault- que ofrece una iluminación más eficaz y segura; y asistente a la conducción semiautónoma, que es la primera etapa del fabricante galo hacia el vehículo autónomo.

Este asistente combina el regulador de velocidad adaptativo (dotado de la función de detención y reanudación de la marcha automática Stop & Go) con la asistencia de centrado en el carril que funciona incluso en las curvas.

Se puede regular la velocidad de 0 a 160 km/h para mantener las distancias de seguridad con los vehículos que preceden.

El Renault Espace ahora es un vehículo conectado y más moderno de diseño

Asimismo, el nuevo Renault Espace se beneficia del ecosistema Renault Easy Connect, que ofrece una mayor experiencia de movilidad conectada gracias al sistema multimedia Renault Easy link, con una pantalla central de 9,3 pulgadas y un cuadro de instrumentos digital Driver Display de 10,2 pulgadas.

Exteriormente, el Espace adopta firma lumínica en forma de C, lo que hace más penetrante el frontal del vehículo; a lo que contribuye el nuevo diseño del paragolpes, la calandra inferior y la línea cromada transversal que recorrer la parte delantera.

El parachoques trasero también cambia, con un protector que acentúa su carácter crossover y dos salidas de escape de forma ovoide.