EFEÁvila

El viernes 9 de agosto salió el último camión de la línea de producción de la fábrica que Nissan tiene en Ávila, con lo que se puso fin a una etapa de seis décadas y se abre, a partir de septiembre, una nueva en la que esta instalación se convertirá en un centro de fabricación y distribución de piezas de recambio para la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi para Europa.

En esos 60 años, la automovilística japonesa ha fabricado más de 500.000 vehículos, una actividad a la que podrán fin el próximo 9 de agosto con una unidad del modelo NT400 Cabstar.

Según Nissan, cuando en 2024 las nuevas instalaciones alcancen su plena capacidad, además de garantizar todo el nivel de empleo actual -450 empleados-, contarán con un volumen de producción de 80.000 piezas de recambios al mes para los modelos de las marcas de la Alianza en Europa.

Nissan Ávila tiene una superficie de 200.000 m2 y va a recibir una inversión de 100 millones

Tras pasar por diferentes etapas, desde que en 1959 se inauguró la planta de la entonces FADISA (Fabricación de Automóviles Diesel, S.A), en mayo de 2018 se presentó un plan de transformación en el que hoy está inmersa Nissan Ávila, que ocupa un espacio de 220.000 metros cuadrados.

En este proceso de reconversión, tanto Nissan como la Junta de Castilla y León tienen previsto invertir cerca de 100 millones de euros que se destinarán a la construcción de una nueva nave de estampación de 23.000 metros cuadrados (junto a la actual planta) y de una nave logística de 70.000 metros cuadrados en el Polígono Industrial de Vicolozano, a las afueras de la capital.

Actualmente, Nissan cuenta en Ávila con una plantilla de 450 empleados, que continuarán trabajando en septiembre en proyectos actualmente en marcha en la planta y que estaban previstos para 2020, según ha explicado la multinacional.

Este proyecto lleva aparejada por parte de Nissan una inversión de 40 millones de euros, de los cuales hasta el momento se han desembolsado más de 11 que, unidos a los 20 comprometidos para este año, hará que a finales de 2019 se llegue a un acumulado de 31 millones de euros, es decir, cerca del 80 % del total.

Nissan Ávila ha fabricado más de 170.000 NT400 Cabstar

De Nissan Ávila han salido más de 170.000 unidades del camión NT400 Cabstar en sus diferentes versiones, de las cuales 13.000 han correspondido al último año fiscal -abril de 2018 y marzo de 2019-, lo que ha supuesto un "30 por ciento más que en el ejercicio anterior".

En 1956 se constituyó FADISA, que comenzó la construcción de la planta que hoy ocupa Nissan Ávila y que fue inaugurada oficialmente en 1959.

En una primera etapa se fabricaron vehículos Palten-Diesel, antes de que en 1967 la planta comenzara la producción de furgonetas de la marca Alfa Romeo.

Posteriormente, a medidos de los años setenta, Motor Ibérica absorbió FADISA, dando a paso a la fabricación de un modelo de furgoneta totalmente español bajo las marcas Ebro y Avia.

En 1980 Nissan se convirtió en accionista mayoritario de Motor Ibérica y desde entonces la compañía nipona está relacionada con Ávila, sacando en 1987 el primer modelo de esta multinacional producido en sus instalaciones: la furgoneta Nissan Trade.

Ya en la década de los años noventa y en paralelo a la Nissan Trade, se inició la producción de camiones de pequeño y mediano tonelaje, con la llegada del modelo Cabstar, en 1998, y el Atleon, al año siguiente, lo que convirtió a la fábrica abulense en "el centro de referencia para vehículos comerciales ligeros de la compañía en el continente".

En 2004 Nissan anunció un plan de inversiones para la fabricación de una nueva gama de camiones Atleon y Cabstar, que comenzaron a fabricarse dos años más tarde, siendo sustituidos en 2014 por los modelos NT500 y NT400 Cabstar, respectivamente.