EFE/Javier Millán JaroMadrid

Uno de cada dos coches que vende Seat a nivel mundial (en España esta casi en esa proporción) es con carrocería SUV, razón por la que la marca española ha decidido actualizar a uno de sus pilares fundamentales, el superventas Ateca, y hacer más deportivo a su hermano mayor, el Tarraco.

El Ateca es el primer todocamino de la historia de Seat y llegó al mercado en 2016 (desde entonces se han matriculado en nuestro país más de 66.000 unidades, de las más de 300.000 que se han vendido a nivel global); mientras el Tarraco, que puede tener versiones de 5 o de 7 plazas, fue lanzado en 2018, ha recordado hoy la marca en un acto celebrado para presentar los "refuerzos" que recibe su gama SUV.

El Ateca es actualmente el segundo SUV del mercado español más vendido por lo que para sustituir al líder, el Nissan Qasqhai, y seguir manteniendo a raya a las nuevas propuestas -como el Peugeot 3008, el Hyundai Tucson, del que acaba de desvelar una nueva generación, o el Volkswagen Tiguan- debe renovarse o morir de éxito.

El Seat Ateca se moderniza para escalar al primer puesto de los SUV compactos

El fabricante español ha optado por la primera y ha modernizado el Ateca (4,38 metros de largo y desde 18.700 euros, incluidos descuentos) en diseño (ahora exhibe una imagen más de familia al recibir un frontal más parecido al estrenado por el Tarraco y que también se aprecia en el nuevo León), en conectividad (integra tarjeta SIM de fábrica y la pantalla del navegador es de 9,2 pulgadas) y en seguridad y confort (puede montar las últimas ayudas a la conducción).

En motores, la novedad estriba en que el diésel 1.6 TDI ha sido sustituido por un 2.0 que aporta mayor entrega de potencia, al tiempo que gasta menos. Se puede elegir con 115 y 150 CV (éste último puede combinarse con la caja automática DSG de siete relaciones y tracción automática 4Drive).

La oferta en gasolina TSI está formada por un 1.5 de 115 y 150 CV (disponible con DSGI) y el 2.0 TSI de 190 CV que va ligado a DSG7 y 4Drive.

Según han explicado fuentes de la marca, al tratarse de una actualización, no de una generación nueva, no va a recibir versiones híbridas enchufables o de gas natural comprimido (GNC).

Nuevo acabado para el Sea Ateca

Los acabados en los que puede elegirse ahora son: Style, X-Perience (sustituye al Xcellence e incluye detalles más camperos como spoiler delantero, molduras laterales con efecto aluminio o pasos de rueda en negro) y FR.

Lo que no ha cambiado es el buen comportamiento que tiene el chasis del Ateca y que consigue que se conduzca como si fuera un turismo gracias a que los cambios de peso y las inercias están muy controlados. Lo hemos constatado en una ruta por la sierra de Madrid con el motor más potente de gasolina, con el que este SUV es rápido en carretera y muy confortable en ciudad, puesto que la caja hace una muy buena gestión de las marchas y es muy tranquilo de conducir a pesar de su potencia.

El Seat Tarraco pasa por el gimnasio y gana en presencia y en potencia

 Y si hablamos de prestaciones e imagen deportiva, el gran beneficiado ha sido el Tarraco, al que Seat ha metido en cintura y goza de una imagen más musculosa. Desde ahora puede elegirse con la terminación FR, que por 710 euros más incluye parrilla delantera específica en gris cromo, barras de techo, marcos de ventanillas y pasos de rueda en negro, llantas de 20 pulgadas y asientos bucket de Alcántara, entre otros elementos.

Además, la gama de motores del SUV grande del fabricante español se amplía por arriba con un diésel 2.0 TDI de 200 CV con DSG y 4Drive, que hemos probado también y que es muy convincente porque siempre obtenemos respuesta en cualquier régimen del motor y de forma lineal, sin brusquedades.

Con el nuevo acabado FR el Tarraco se quita seriedad y gana mucho en presencia, especialmente con la carrocería pintada en color rojo.

También recibe nuevas ayudas a la conducción como el asistente de emergencia -detecta si el conductor ha dejado de controlar el coche y, tras avisarle con un pitido y dos frenadas secas, puede llegar a detener completamente el vehículo-, el de pre-colisión (prepara a los ocupantes y al vehículo para un impacto) o el control de crucero adaptativo y predictivo.

Para principios de 2021 está previsto que el Tarraco tenga una de sus mejores armas para crecer en ventas, una versión híbrida enchufable (etiqueta cero emisiones) que se basará en un motor de gasolina de 180 CV y que contará con una autonomía en modo 100% eléctrico de unos 50 kilómetros.