EFEMadrid

La imparable proliferación de los patinetes eléctricos por las aceras y las calles de numerosas ciudades ha llevado a la Dirección General de Tráfico (DGT) a publicar una instrucción provisional para aclarar las normas de circulación de estos vehículos de movilidad personal (VMP).

La idea es que, hasta que se apruebe el nuevo Reglamento General de Vehículos, los ayuntamiento, usuarios y policías tengan claro por dónde pueden y en qué condiciones se debe utilizar un monopatín eléctrico, ya sea privado o de uso compartido.

En su instrucción, Tráfico explica que un VMP es un vehículo de una o más ruedas con una única plaza y propulsado exclusivamente por motores eléctricos, que alcanzan una velocidad de entre los 6 y los 25 kilómetros por hora, entre ellos los patinetes eléctricos o los segways.

Por tanto, quedan excluidos de esa categoría los vehículos de personas con movilidad reducida, las bicicletas eléctricas o los ciclomotores, que ya cuentan con su propia regulación.

Para los VMP que cuentan con prestaciones superiores la multa será de 500 euros y además se les inmovilizará, según Tráfico.

Estos son las cinco normas que, como conductor de un monopatín eléctrico, deberás acatar si te vas a comprar un monopatín eléctrico o los vas a utilizar de una empresa de alquiler .

Como usuario de patinete eléctrico están son las multas que te pueden poner

- Estás obligados a someterse a las pruebas de alcohol y drogas. Las sanciones por esta infracción oscilan entre los 500 y 1.000 euros. Y si das positivo, el VMP se inmovilizará.

- No puedes usar el teléfono móvil o auriculares cuando conduces. La multa es de 200 euros.

- Tienes prohibido circular por aceras y zonas peatonales si no quieres enfrentarte a una multa de 200 euros.

- Solo podrá viajar una persona, la que lo maneja. Si el VMP transporta a dos personas, la multa es de 100 euros.

- Se considerará negligencia cuando se realice conducción nocturna sin alumbrado ni prendas o elementos reflectante. La sanción es de 200 euros.

-  Si así lo fija la ordenanza municipal, el no llevar casco supondrá el abono de una sanción de 200 euros.