EFE/Javier MIllán JaroMadrid

El Kamiq es el SUV pequeño de Skoda -se sitúa entre Karoq y Kodiaq- y es la propuesta del fabricante checo para el segmento de los todocaminos que más crece y que más competidores está sumando, el de los que están en el entorno de los 4,30 metros.

Dacia Duster, Fiat 500 X, Hyundai Kona, Honda HR-V, Jeep Renegade, Kia Xceed, Mazda CX-3, Mitsubishi ASX, Nissan Juke, Opel Crossland, Peugeot 2008, Renault Captur, Seat Arona, SsangYong Tivoli, Suzuki S-Cross o Volkswagen T-Rock, son algunos de sus competidores.

Algunos, como el Kamiq, son nuevos; y otros, la inmensa mayoría, acaba de estrenar generación, con lo que ninguno de ellos lo tienen fácil, porque el factor precio es para Dacia.

Las fortalezas del Skoda Kamiq

¿Frente a ellos qué ofrece el Skoda Kamiq? Una amplia gama de motores: en gasolina los 1.0 de 95 y 116 CV, y el 1.5 de 150 CV (los dos más potentes pueden llevar caja automática de siete velocidades), en diésel el 1.6 de 116 CV y en gas natural el 1.0 de 90.

Además un espacio interior muy amplio en el que cuatro adultos de 1,80 metros no van tener problemas para viajes largos ni en altura ni en anchura, y con acceso cómodo por la altura del vehículo, mayor que la de un turismo.

El interior destaca por la calidad de los plásticos utilizados y por sus ajustes. También por el opcional cuadro de relojes digital y personalizable, así como por la amplia pantalla central táctil del sistema de infoentretenimiento.

 Un cambio asimismo muy notable es la utilización de colores claros para las molduras del salpicadero, lo que también tiene su reflejo en la tapicería del coche, que puede ser bicolor.

Pero donde claramente gana la partida en las soluciones inteligentes. El Kamiq puede montar papeleras portátiles, hueco para el paraguas en la puerta del conductor, molduras de plástico en las cuatro puertas que se despliegan automáticamente cuando abrimos para entrar o salir de coche y que impiden hacer marcas en el vehículo de al lado, cajones bajo los asientos delanteros y bolsas en los laterales para dejar el móvil, bandejas como las de los aviones para los pasajeros traseros con un hueco para la botella de agua, puntos de recarga USB en la salida trasera de aireación, linterna portátil en el maletero...

Un largo etcétera que contrasta con que el freno de mano sea de accionamiento de palanca, en vez de eléctrico, como en la mayoría de sus competidores.

El Skoda Kamiq ofrece uno de los maleteros más aprovechables del segmento

Otra de sus virtudes reside en el maletero, de 400 litros, que es uno de los mayores del segmento y además muy aprovechable por sus formas y por que puede contar con separadores para repartir la carga.

El Kamiq está a la venta (desde 14.900 euros, incluidos descuentos) con las motorizaciones citadas y en cuatro acabados Active, Ambition, Style, Sport y Monte Carlo. Nosotros hemos probado el diésel de 116 CV, con caja automática DSG de siete relaciones y acabado Style, pero cargado de extras.

El Style incluye llantas de aleación de 17 pulgadas, faros full led, climatizador bizona, sensor de aparcamiento trasero, sistema de infoentretenimiento con pantalla de 8 pulgadas, arranque por botón, control de velocidad, limitador de velocidad, detector de fatiga, y mantenimiento de carril y frenada de emergencia en ciudad, entre otros elementos.

Se le puede añadir -como en la unidad probada- cuadro de instrumentos digital, cámara trasera, portón eléctrico, asientos calefactables (delante y detrás), asiento delantero eléctrico, chasis elevado, modos de conducción, carga inalámbrica para el móvil o techo panorámico (de serie en el acabado Sport).

Fácil de conducir y muy agradable para el pasaje

De su dinámica nos ha gustado lo confortable que es, con una amortiguación suave que aisla bien al pasaje de lo que sucede bajo el chasis. También su comportamiento en curva a pesar de que su enfoque es más familiar que el de un todocamino con vocación deportiva.

Su motor diésel es de los ahorradores (es fácil hacer consumos parciales por debajo de los 5 l/100km) y a pesar de que no es muy potente tiene respuesta desde abajo, lo que le hace agradable de conducir tanto en ciudad (donde ayuda su tamaño compacto) como en carretera por la caja automática DSG de siete velocidades.

En suma, el Kamiq es un vehículo que, a pesar de su tamaño y de sus contenidos motores -para los que gusten de un mayor dinamismo está el gasolina de 150 CV- es un familiar muy versátil (goza de uno de los interiores más amplios) y polivalente.

FICHA TÉCNICA

-----------------------

- Dimensiones (longitud/anchura/altura): 4,24m/1,79 m/1,53 m

- Motor: diésel

- Cilindrada: 1.598 c.c.

- Número de cilindros: cuatro en línea

- Potencia: 116 CV

- Par máximo: 250 Nm

- Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,4 s

- Velocidad máxima: 192 km/h

- Caja de cambios: Automática de siete velocidades

- Tracción: delantera

- Consumo medio: 5,2 l/100 km

- Capacidad del maletero: 400 l

- Capacidad del depósito: 50 l

- Precio: 24.205 (con descuentos)