Tesla ha alcanzado una media de producción de 900 unidades al día del Model 3, según ha asegurado el fundador de la compañía, Elon Musk, en un mensaje a sus empleados, en el que ha reconocido que la cifra no es todavía suficiente para conseguir el objetivo de 7.000 unidades a la semana.

Tesla ha recibido más de 50.000 nuevos pedidos netos en el actual trimestre y, para superar el récord de 90.700 entregas, alcanzado en el cuarto trimestre de 2018, la compañía tiene que producir de forma sostenida 1.000 unidades al día del Model 3, ha explicado Musk en su correo electrónico.

"Si nos esforzamos mucho, ¡lo podemos hacer!", ha afirmado.

Los accionistas dudan del futuro de la empresa

El mensaje de Musk a los empleados de Tesla se produce cuando las acciones de la compañía han perdido valor de forma sostenida durante las últimas semanas ante las dudas sobre el futuro del fabricante de vehículos eléctricos.

Uno de los principales analistas del sector, Adam Jones, de Morgan Stanley, ha indicado a sus clientes en una conferencia telefónica filtrada a los medios de comunicación que Tesla está pasando de ser un "caso de crecimiento a otro de crédito problemático y reestructuración".

Jonas ha destacado que, mientras que Tesla está ingresando 500.000 dólares por cada uno de sus 49.000 trabajadores, compañías tradicionales como Ford y General Motors (GM) ingresan 850.000 dólares.

Según el analista, esta diferencia es fruto de los problemas de producción de Tesla, que ha creado la infraestructura para producir un millón de vehículos al año, pero en realidad está fabricando una tercera parte.

Tesla tiene que recortar gastos

Musk anunció la semana pasada a sus empleados la necesidad de recortar de forma drástica los gastos de la compañía por sus problemas de liquidez, poco después de que Tesla consiguiese 2.700 millones de dólares (2.412 millones de euros) a través de una oferta de acciones y emisión de bonos.

Advirtió a los empleados de Tesla de que los 2.200 millones de dólares líquidos con los que la compañía cerró el primer trimestre "es mucho dinero pero, de hecho, al ritmo de gastos del primer trimestre", la empresa sólo cuenta con "diez meses para alcanzar el punto de equilibrio".

Por ello, a partir de ahora los gastos de la compañía serán personalmente revisados por el nuevo director financiero, Zach Kirkhorn, y por el propio Musk.

"Es duro, pero es la única forma para que Tesla sea sostenible financieramente y tenga éxito en nuestro objetivo de ayudar a hacer el mundo sostenible medioambientalmente", ha agregado Musk en un mensaje filtrado a los medios de comunicación.

El Autopilot no convence a los consumidores

Las malas noticias también afectan al lado técnico de la compañía, quizá su principal punto fuerte.

Consumer Reports publicó esta semana un análisis del nuevo sistema de ayuda al conductor de Tesla, Autopilot, que, a su juicio, provoca "graves preocupaciones de seguridad".

Según Consumer Repots, la función Navigate de Autopilot, que está diseñada para la conducción en autopistas, se ha comportado peor que si el vehículo estuviese conducido por una persona.

La función que permite cambiar de carril sin la intervención del conductor "no dejó suficiente espacio a algunos coches e incluso los adelantó sin respetar las normas estatales", advirtió Consumer Reports.