EFE/Javier Millán JaroMadrid

Toyota quería un coche con el que recuperar el espíritu de la competición, con el que hacer que la gente siga el automovilismo y los rallies...Su propuesta es el GR Yaris, un vehículo que está destinado a los que de verdad les gusta conducir.

Según la marca japonesa, el Toyota GR Yaris "premia" a los que verdaderamente saben manejar un volante y huyen de deportivos de 600 CV que lo hacen todo por ellos.

No es el caso del GR Yaris, ya que su caja es manual de seis velocidadesl y, en vez de montar los habituales motores de gasolina de dos o tres litros (con cuatro o seis cilindros), recurre a un 1.6 de tres cilindros, pero que ofrece 261 CV.

Acelera de 0 a 100 km/h en 5,5 segundos y tiene una velocidad máxima limitada electrónicamente de 230 km/h.

El Toyota GR Yaris es un coche de competición llevado a la calle

¿Por qué el motor es de 1.618 centímetros cúbicos? Porque el coche ha sido concebido para rallies y es el que exige la Federación internacional en el World Rally Championship (WRC).

Esto supone que el Toyota GR Yaris es un coche de competición que ha sido llevado a la calle (para que sea homologado para el WRC la marca ha tenido que hacer, casi de manera artesanal, 25.000 unidades).

Los que sigan la competición sabrán que esto no es nuevo, lo que sí lo es, es que un coche creado para ese fin tenga un precio de 32.900 euros (37.900 euros si es la versión Circuit Pack).

Lo hemos probado en circuito y en carretera

¿Y cómo se comporta? Pues como un verdadero cohete. Este jueves lo hemos podido constatar en el madrileño Circuito del Jarama -donde nos han impresionado y emocionado las prestaciones de este bólido compacto- y en las carreteras cercanas, donde hemos visto que es cómodo y confortable para el día y día, en el que los consumos no tienen porqué dispararse en exceso.

Para el circuito, y bajo la supervisión de un monitor, hemos llevado hasta donde hemos podido el Toyota GR Yaris Circuit Pack, que se diferencia del GR a secas por los neumáticos de alto rendimiento, la suspensión GR con configuración de circuito, los diferenciales de deslizamiento limitado delantero y trasero, y las pinzas de freno pintadas en rojo con logo GR.

Al tratarse de un tres puertas (son de aluminio y no llevan marcos las ventanas) de 1.280 kilos (24 kilos menos que el Yaris híbrido) la diversión está asegurada desde que engranamos la primera marcha y hasta que paramos en boxes.

La rigidez y la aerodinámica se ha llevado al máximo

La alta rigidez de la carrocería (tiene 259 puntos de soldadura más que el híbrido, así como 14 metros más de adhesivo estructural), la agilidad y precisión de la dirección, la robustez de las suspensiones y la tracción total GR-Four (la primera original de Toyota en 20 años) hacen que el coche vaya por donde le indicamos sin que se inmute ni se descoloque.

Y con unos cambios de marcha muy rápidos por una palanca que está donde debe (se ha elevado 50 milímetros respecto al Yaris híbrido, del que solo conserva los faros, los retrovisores y la antena del techo ) y cuyos recorridos son cortos y ágiles para aprovechar al máximo el par del GR.

El pedal del acelerador también mide 5 milímetros más de lo normal para que su manejo sea más rápido y preciso.

Los asientos delanteros deportivos tienen un agarre perfecto y no son molestos para conducir fuera de circuito, lo que es todo un acierto y facilita el acceso a las plazas traseras

Podemos modificar el reparto de potencias entre ejes

Por si todo esto fuera poco disponemos de tres modos de conducción: Normal (el reparto de potencia entre el eje delantero y el trasero es de 60:40) Sport (del 30:70. Es el más indicado para circuitos) y Track (del 50:50 está más enfocado para zonas de baja adherencia como tierra o carreteras deslizantes).

Si el coche tiene un comportamiento intachable en recta y en curva, lo mismo sucede cuando toca pararlo, gracias a un frenos de alto rendimiento: discos ventilados de 356 milímetros delante con pinzas de aluminio de cuatro pistones, y de 297 milímetros detrás con pinzas de aluminio de dos pistones.

Gama y equipamiento

Como hemos dicho el Toyota GR Yaris está disponible en dos versiones: estándar y Circuit Pack.

La estándar incluye de serie la tracción total GR-FOUR, las llantas de aleación fundida de 18 pulgadas, los faros LED, los asientos deportivos GR en alcántara y cuero parcial, el climatizador bi-zona y el sistema multimedia con pantalla táctil de 8 pulgadas con compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto.

En el Circuit Pack las llantas son de aleación forjada BBS y también de 18 pulgadas.

Como es un coche que se va a utilizar en carretera monta de serie el Sistema Toyota Safety Sense de última generación, que incluye Sistema de Seguridad Precolisión, Control de Crucero Adaptativo Inteligente y Avisador de Cambio Involuntario de Carril con asistente activo y sistema de mantenimiento de la trayectoria, entre otros

En definitiva, el Toyota Yaris GR es un coche de rallies en formato compacto para calle que en sus 3,99 metros de largo (55 milímetros más que el Yaris), 1,80 metros de ancho (60 milímetros más) y 1,45 metros de alto (45 milímetros menos) nos ofrece un carrusel de emociones cada vez que nos ponemos al volante. En España ya hay cien reservas desde julio, cuando se abrieron los pedidos online.

El maletero tiene 174 litros, pero con los asientos traseros abatidos hay espacio para transportar cuatro neumáticos grandes (la vena deportiva está por todos los lados) o una bicicleta (quizá para recorrer el circuito antes de salir a competir).