EFE/Javier Millán JaroXanxenxo (Pontevedra)

Uno de cada dos Citroën que se venden en España es con motorización diésel, lo que supone que la marca gala supera en casi 15 puntos porcentuales a las matriculaciones del resto de fabricantes con esta tecnología.

Así lo ha explicado a Efe, el director general de Citroën para España y Portugal, Pablo Puey, durante un acto para informar de cómo ha acogido el mercado la llegada del nuevo SUV de la marca del doble chevron, el Citroën C5 Aircross, del que ya acumulan 6.000 pedidos en los nueve meses que lleva a la venta.

Citroën vende más diésel a pesar de la demonización de esta tecnología

Según Puey, mientras que en España las entregas diésel han caído hasta el 36,1 % del total de las ventas, para Citroën suponen el 51 % (sumando las de turismos y comerciales ligeros).

Esto lo ha achacado a la formación que les han dado a los comerciales sobre la eficiencia de los motores diésel -el 80 % de la contaminación la generan el 20 % de los coches antiguos que montan estos propulsores y no los nuevos-, y a la promoción comercial que les han aplicado, en la que se ha apostado por el renting en vez de por la financiación tradicional.

Puey ha recordado que, mientras que a los diésel se les ha demonizado por sus emisiones de Nox, los gasolina emiten más CO2, que es el responsable del calentamiento global.

El  Citroën C5 Aircross ha impulsado las ventas de la marca

El directivo también ha destacado la contribución del C5 Aircross -en 2020 llegará la versión híbrida enchufable- para que Citroën haya alcanzado una cuota de mercado del 7,15 % en España en el acumulado de enero a agosto. En 2018 la cifra era del 6,77 %.

Este 7,15 % es "el mejor resultado de los últimos 5 años", en un momento en el que el mercado (turismos y comerciales) cae un 7,7 % y la previsión para el cierre del ejercicio es que la bajada de ventas sea del 5 % (se matricularán en total 1.260.000 turismos y 220.000 comerciales ligeros).

Mientras, Citroën ha vendido hasta agosto casi lo mismo que el año pasado, unas 74.000 unidades, lo que supone cien menos en tasa interanual, ha dicho el directivo de la marca para España y Portugal.

España necesita un plan de achatarramiento e incentivos homogéneos

En su opinión, las ventas de todo el mercado podrían repuntar si el Gobierno lanzase un plan de incentivos "homogéneo" que permitiese achatarrar el envejecido parque automovilístico español.

Al Gobierno -actual y que salga de las urnas si hay nuevas elecciones- también le pide que no lance mensajes que "asusten o confundan" a los conductores y que ponga en marcha una de red infraestructuras de recarga de los vehículos electrificados, ya que son necesarios para que se potencien sus ventas.

Si esto no se consigue, las matriculaciones van a seguir cayendo y Citroën debe compensarlo con aumento de cuota, ha concluido.