EFEPamplona

La dirección de Volkswagen Navarra y los sindicatos UGT, CCOO y ELA han firmado el acuerdo sobre productividad para optar a la adjudicación por parte de la multinacional de la fabricación de un tercer modelo.

El acuerdo, firmado el miércoles, se complementa con otro sobre modificaciones sustanciales de condiciones de trabajo.

Ambos se remitirán a la central de Volkswagen en Wolfsburg (Alemania) con el objetivo de conseguir la adjudicación del nuevo vehículo, que acompañaría en la fábrica al Polo y al T-Cross.

El acuerdo para optar al tercer modelo en Navarra potencia la productividad

En concreto, informa la dirección de la planta en un comunicado, el acuerdo contiene, entre otras, seis medidas, tres sobre el cumplimiento del programa de producción de 2019 y otras tres sobre competitividad del tercer modelo.

Así, se establece la aplicación de las medidas de flexibilidad del convenio colectivo necesarias para la realización del programa, priorizando los desplazamientos de pausa en los turnos necesarios hasta final de año y la realización de sábados voluntarios.

Se recoge el desplazamiento de un turno de trabajo de julio a agosto en las condiciones que se pacten en el acuerdo de cambio sustancial de condiciones de trabajo y se acuerda la puesta en marcha, tras las vacaciones de verano, de un corredor de jornada industrial de 4 días, con la referencia de que ningún empleado trabaje por encima de los 216.

Volkswagen Navarra deberá fabricar 1.438 coches diarios

Las medidas de competitividad, por su parte, persiguen la consecución de los objetivos anuales previstos y el aumento de la capacidad productiva a 1.438 coches diarios en dos fases (en el momento de la adjudicación y a partir del 4 de noviembre, en ambos casos con 5 coches más por turno).

Además, el acuerdo recoge el compromiso de acordar las medidas organizativas necesarias para la preparación de los lanzamientos y la ejecución de los mismos, y las medidas estructurales y de flexibilidad (turnos de trabajo y desplazamientos de pausa) que se requieran cuando los volúmenes productivos lo exijan.

El acuerdo contempla tres puntos más: la generación de empleo fijo por encima del ya pactado en el convenio; la realización de mejoras técnicas en las instalaciones para acompañar la subida de producción a 1.438 coches al día; y una jornada a disposición de los trabajadores que no hayan cambiado las vacaciones al mes de agosto.

También se aumentará el número de proveedores de Volkswagen Navarra

Entre las consideraciones finales de la propuesta se recoge el objetivo de aumentar el número de proveedores en Navarra y, en consecuencia, posibilitar “el incremento del empleo asociado en la industria del automóvil”.

El presidente de Volkswagen Navarra, Emilio Sáenz, ha subrayado “el buen entendimiento” existente durante la negociación y “el excelente trabajo en equipo” desarrollado para alcanzar un acuerdo que “nos puede ayudar a afianzar la estabilidad de la planta, en términos de producción y empleo, y a situarnos como una alternativa de futuro dentro del desarrollo que plantea el Grupo Volkswagen en materia de electromovilidad”.

UGT valora el acuerdo y LAB no lo firma por ser un nuevo apriete de tuercas

El sindicato UGT ha señalado por su parte en un comunicado que este acuerdo genera "expectativas reales de futuro, en un momento de mucha incertidumbre en el sector" y en ese sentido ha subrayado "la necesidad vital que para VW Navarra tiene que se comience a hablar ya de un modelo que pudiera ser eléctrico o híbrido ante el contexto en el que nos encontramos".

"Por mucho que otros no lo quieran ver o se tapen los ojos para no querer verlo, la realidad productiva de nuestra fábrica es que por nuestras líneas pasan ya más T-Cross que Polos y este nuevo modelo debería ayudarnos a consolidar las producciones actuales pese a que alguno de nuestros modelos disminuya", asevera el sindicato.

En cambio, la sección sindical de LAB ha explicado que no ha firmado el documento al estar en contra de la modificación sustancial de las condiciones de trabajo.

Para LAB, el empleo que se genere, "el cual no han cuantificado, obviamente debe ser indefinido, no es negociable, son nuevos puestos de trabajo, no son rotaciones de pausas ni contratos de interinidad".

Tras destacar que quiere conocer los criterios de contratación, que deben ser públicos y verificables, LAB considera que la reducción de la jornada de referencia en dos días "es positiva pero insuficiente" y el resto del documento "está vacío de contenido, son declaraciones de interés".

Por ello, opina que el acuerdo de tercer modelo "es otro apriete de tuerca en las condiciones de trabajo de la plantilla", que "no ve reconocida su profesionalidad, dedicación y esfuerzo".