EFEMadrid

La automovilística sueca Volvo Cars utiliza un simulador de conducción para desarrollar vehículos más seguros que emplea la última tecnología de los videojuegos.

Según los ingenieros de la marca, se trata del "simulador definitivo", ya que cuando se usa es "difícil distinguir entre realidad y simulación".

Para la marca ponerse a los mandos de este simulador (con asiento móvil para el conductor) equivale a conducir por una carretera real.

Esto se debe a que combina gráficos 3D de alta definición sumamente realistas (de la compañía Unity) con un visor de realidad aumentada (de Varjo) y un traje desarrollado por la empresa Teslasuit, que proporciona una repuesta háptica (a través del tacto) de un mundo virtual al tiempo que controla las reacciones físicas del conductor.

Esta combinación de software y hardware permite a los ingenieros de Volvo Cars simular infinitas condiciones de tráfico en una pista de pruebas real utilizando un vehículo real pero en condiciones de seguridad absoluta.

La información que se obtiene les sirve para desarrollar nuevas funciones de seguridad, asistencia al conductor y conducción autónoma, según Volvo Cars.

El año pasado Volvo Cars se convirtió, junto con Varjo, en el primer fabricante de vehículos que permite conducir un vehículo real mientras se utiliza un visor de realidad mixta.

Ahora esta colaboración se ha ampliado con la incorporación de Unity y del fabricante de trajes hápticos completos Teslasuit.