Ésta y otras medidas de seguridad sobre la covid-19 son las que los consumidores de América Latina consideran importantes en los establecimientos hoteleros, según un estudio que indica también que están optando por viajes cortos y por políticas flexibles de cancelación.

Según el estudio Una mirada basada en datos sobre la recuperación de la hotelería, los consumidores Latinoamericanos consideran importante que los hoteles compartan procedimientos de seguridad sobre el virus (86%).

Casi igual de importante para ellos es que tengan reglas de distanciamiento social en los espacios comunes (84%) y servicios con tecnología sin contacto (68%) según dicho estudio realizado por Oracle Hospitality, una compañía especializada en soluciones tecnológicas para los hoteles, y Skift, dedicada al marketing y la investigación de mercados.

Los encuestados destacaron que los hoteles necesitan aumentar la frecuencia de los procedimientos de limpieza y desinfección (69%), medir la temperatura de los huéspedes en el check-in (40%) y tener áreas comunes adaptadas a la distancia social (35%).

Una camarera limpia una habitación. Efetur/EPA/Florian Wieser

Por su parte, los hoteles ya están pensando en medidas preventivas y el 54% de ellos está considerando ampliar las opciones de entrega de alimentos y ofrecer habitaciones gratuitas a los profesionales de la salud (38%). Además, el 57% de los establecimientos ya han aumentado la frecuencia de limpieza de ambientes y están utilizando pagos sin contacto (52%).

Se abre un nuevo panorama

Resumiendo, se puede decir que de esta investigación se deducen una serie de novedades en el panorama turístico-hotelero:

Nuevo perfil de los huéspedes a corto y largo plazo. Alrededor del 19% de los huéspedes viajará en grupo y el 17% lo hará por placer en los próximos 3 a 6 meses. El próximo año, los hoteles estiman que la mayoría (15%) viajará por ocio y realizará un viaje doméstico (10%).

Nuevas políticas en las compañías hoteleras. El 57% de los propietarios de hoteles informa que ya están creando políticas de cancelación y reembolso más flexibles. Muchos también están limitando el número de huéspedes en el ascensor (47%), incentivándoles a pedir comida y bebida en páginas web (43%) y, en términos de gestión de personal, ya están ajustando temporalmente la carga de trabajo del equipo (70%) y promoviendo el uso de mascarillas (60%).

La seguridad, el nuevo estándar. El 68% de los viajeros coincide en que el aumento de la frecuencia de los procedimientos de limpieza será el factor más influyente en su decisión sobre qué compañías elegir para sus próximos viajes. Los hoteleros parecen estar listos para cumplir con esta expectativa: un 57% ya está cambiando los procedimientos de limpieza.

La tecnología sin contacto se impone. Los tres cambios principales que lograrían que los huéspedes de América Latina estuviesen más cómodos en un hotel son los pagos sin contacto (29%), las llaves digitales de la habitación (24%) y los servicios de mensajería digital (21%). Más del 52% de los empresarios hoteleros dijeron que ya están utilizando servicios de pago sin contacto.

El autocheck-in. Más de la mitad de los hoteleros (55%) está considerando el autoservicio para ayudar a los huéspedes con los procedimientos de check-in, minimizando el contacto innecesario. El 44% de los consumidores optaría por alojarse en hoteles que han implementado este tipo de servicios, y el 15% cita el check-in de autoservicio a través del quiosco como una enmienda que aumentaría su comodidad.

La encuesta indica, además, que los consumidores están optando hacer viajes cortos en automóvil (50%) o domésticos (37%). Además, la mayoría (78%) dice que, si el país avanza en la recuperación de la pandemia de covid-19, estarán más dispuestos a viajar. Con tanta incertidumbre por delante, los consumidores también exigen un acceso rápido al servicio de atención al cliente para gestionar cambios y cancelaciones de reserva (74%) y políticas flexibles de cancelación y reembolso (66%).