La Ruta litoral de Palma, un espacio de interés ambiental y patrimonial que en 2019 obtuvo el reconocimiento Sendero azul por el trabajo realizado por los municipios para recuperar el patrimonio natural.

Las zonas que integra la Ruta Litoral de Palma son Sa Petrolera, Passeig del Molinar, Ciutat Jardí, Es Penyó, Cala Gamba, Es Carnatge, Cala Estancia y Son Caios e Illot de sa Galera, con espacios con una diversidad mediterránea rica y exuberante.

Entre las especies de flora puede encontrarse por ejemplo Posidonia oceánica, Limonium, Siempreviva, Margarita de mar, Orgaza, Hierba del hígado, Sabina, Hierba de las coyunturas, Zamarrilla o campanitas.

En la categoría de fauna habitan, por tierra y mar Pardela balear, Pardela cenicienta, Gaviota de Audouin, Gaviota reidora, Gaviota patiamarilla, Cormorán grande, Cormorán moñudo, Charrán patinegro, Tarabilla Común, Doncella, Medusa huevo frito, Vela de mar, Acalefo luminiscente, Cernícalo, Abubilla, Vuelvepiedras Común, Chorlitejo grande o Petirrojo europeo, entre otros muchos.

La doncella, un ejemplo de la fauna marina de la ruta litoral de Palma. Foto cedida por Visit Palma

Los Senderos Azules son un premio al esfuerzo para aquellos municipios que trabajan y se esfuerzan por la mejora de su patrimonio natural y etnológico. Al mismo tiempo, tienen un trasfondo social, ya que son lugares de una enorme riqueza paisajística que permiten disfrutar la naturaleza contribuyendo al desarrollo, la salud y el bienestar del conjunto de la sociedad. Se trata de a itinerarios que discurren por el litoral enlazando playas o puertos con distintivo de Bandera Azul y que contribuyen al uso sostenible del litoral.

En Palma, por ejemplo, las actividades de educación ambiental sobre los ecosistemas litorales y el desarrollo sostenible han hecho posible que Sa Petrolera se haya convertido en centro azul; Es Carnatge ha sido declarado centro de interés cultural (CIC) por su interés paleontológico y Área Natural de Especial Interés (ANEI).

Por otra parte, el islote de sa Galera está catalogado como BIC (Bien de Interés Cultural). Hitos que ponen de manifiesto que esta ruta recorre un entorno privilegiado del litoral de Palma, una ciudad que alberga atractivos urbanos y espacios naturales en un mismo lugar.

Senderos naturales para acompañar al sol y playa

El principal objetivo de los Senderos Azules es poder diversificar la oferta turística de sol y playa. Estos espacios naturales contribuyen a impulsar y poner en valor los valores naturales y culturales de los municipios del litoral que han obtenido Bandera Azul.

Entre estos senderos se encuentran antiguos caminos de ronda y senderos litorales que fueron transitados durante siglos y que hoy en día se están recuperando. Son varios los municipios que han realizado grandes esfuerzos para poder recuperar antiguos caminos y sendas, otros han recuperado sistemas dunares, elemento dinámico de la zona de playas, y los han protegido con la instalación de pasarelas peatonales ayudando a minimizar el impacto con el medio ambiente.

En 2019 un total de 70 galardones fueron repartidos entre diez comunidades autónomas españolas, entre ellos, el Sendero Azul de la ciudad de Palma.

Paisaje de la ruta litoral de Palma, galardonada como Sendero azul. Foto: Francisco López/Cedida por Visit Palma