Se llama “The Twist” (El Giro) y es un museo, una escultura y un puente. En un mismo edificio, que acaba de ser inaugurado en el Parque de las Esculturas Kistefos, en Noruega. Y según los expertos, una cita obligada para los amantes del arte y la arquitectura.

Diseñado por los arquitectos del grupo Bjarke Ingels, "The Twist" es un museo que gira "de forma imposible", según describen en VisitNorway, y cruza las orillas de más de 60 metros del río Randselva.

Este museo funciona como una extensión natural de la exploración del Parque de Esculturas Kistefos, con una estructura que los especialistas han calificado ya como de "visita obligada para los amantes del arte y la arquitectura·.

La exposición de apertura Hodgkin & Creed - Inside Out se prolongará hasta el 18 de noviembre, y recoge obra de dos artistas: el pintor Howard Hodgkin y el artista conceptual Martin.

"The Twist" se sitúa en el distrito de Hadeland, cerca de la capital noruega (Oslo), en el extremo sur del lago Randsfjorden, una zona que según la misa fuente se ha convertido en "una mezcla de paisaje rural, cultura y arte", con obras de Yayoi Kusama o Fernando Botero, entre otros.

En la zona, apodada "La Toscana de Escandinavia", es también famosa por su producción de cristalería y el estudio de soplado de vidrio Glasshytta. Además, a apenas a 3,5 kilómetros de Kistefos está la histórica cristalería Hadeland Glassverk.

"La ambición es que The Twist haga de Kistefos-Museet, y por lo tanto de Hadeland, un destino genial para los amantes del arte de todo el mundo", ha asegurado el coleccionista y motor de Kistefos,  Christen Sveaas.

Otro de los grandes atractivos de Kistefos es su parque de esculturas al aire libre, que obtuvo su primera obra en 1948 y que en mayo de este año incluyó la instalación "Shine of Life" de Yayoi Kusama, una de las artistas vanguardistas más reconocidas del mundo, famosa por el uso de sus característicos lunares.