Ramiro Fuente | EFEMadrid

¿Qué verificamos?

Dolores Delgado pidió perdón por el almuerzo que había compartido años atrás con el excomisario Villarejo después de que se difundieran audios de aquel encuentro y Podemos reclamara su dimisión como ministra.

Conclusión

No es cierto. La titular de Justicia nunca pidió disculpas, sugirió que la grabación era un montaje y denunció que era víctima de un chantaje contra al Estado.

Dolores Delgado no "pidió disculpas" después de que Podemos exigiera su dimisión tras difundirse los audios del almuerzo compartido con el excomisario José Manuel Villarejo, como aseguran el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y el portavoz de su grupo en el Congreso, Pablo Echenique.

IGLESIAS: "Hicimos una crítica muy dura y tengo que decir que la señora Delgado pidió disculpas, que eso no lo hace cualquiera, y demostró después su compromiso en la lucha contra las cloacas".

 Así se expresaba este martes en Antena 3 el líder de Podemos, actual vicepresidente segundo del Ejecutivo.

ECHENIQUE: "Después de esas declaraciones mías (en las que pedía la dimisión de la ministra), la señora Delgado hizo algo muy poco habitual en política: Pidió disculpas. Creo que es sensato, dada la formación y la experiencia de Dolores Delgado, que se le dé una oportunidad al frente de la Fiscalía General del Estado".

El portavoz de Podemos se ha pronunciado así este viernes en Telecinco.

Ninguna relación con Villarejo

Desde que, el 24 de septiembre de 2018, se difundieron audios de una comida que había compartido con Villarejo y otras cuatro personas más el 23 de octubre de 2009, cuando ella era fiscal en la Audiencia Nacional, Delgado no ha pedido disculpas públicamente ni por su presencia en aquel almuerzo ni por los comentarios recogidos en las grabaciones.

El mismo día en que empezaron a difundirse audios de aquel almuerzo, el Ministerio de Justicia hizo público un comunicado en el que la ministra anunciaba que comparecería en el Congreso a petición propia y subrayaba que en los 25 años que había trabajado en la Audiencia Nacional había coincidido con Villarejo en tres ocasiones.

Una semana antes, Delgado había declarado, ante una información de El Confidencial sobre un presunto encuentro suyo con Villarejo relacionado con la extradición de un empresario, que no había tenido con el excomisario "ninguna relación profesional con ningún asunto".

Y su ministerio sostenía que la entonces fiscal no había mantenido "cita alguna" con Villarejo, "con el que nunca ha tenido relación de ningún tipo".

En uno de los audios del almuerzo, Delgado presuntamente llamaba "maricón" al entonces juez Fernando Grande-Marlaska. El mismo día que se conoció esa grabación, el 25 de septiembre de 2018, la ministra sugirió que podía ser un montaje, dejó claro que era amiga del entonces ministro del Interior y aseguró que el "maricón" que se le escucha decir no iba referido a él.

Mientras tanto, fuentes del Ministerio de Justicia, en declaraciones a EFE, tampoco daban credibilidad a los audios, si bien admitían que, de haberlo pronunciado, sería un término "desafortunado", pero en ningún caso con ánimo de denigrar a Grande-Marlaska por su condición sexual.

Grabación manipulada y chantaje al Estado

Aquel día, Echenique, al pedir la dimisión de Delgado en RNE, destacaba que, en "unos audios muy poco edificantes", la titular de Justicia hacía "unos comentarios terribles sobre el actual ministro del Interior". Por su parte, el reproche de Iglesias se centraba exclusivamente en el hecho de que compartiera aquel almuerzo con alguien como Villarejo, quien acabó en prisión preventiva por una larga lista de delitos.

"Alguien que se reúne de manera afable con un personaje de la basura, de las cloacas de Interior en nuestro país, debe alejarse de la vida política porque hace daño a la mayoría parlamentaria que protagonizó la moción de censura y porque no es aceptable que en este país haya ministros que sean amigos de tipejos como Villarejo", proclamó entonces el líder de Podemos en los pasillos del Congreso.

Ahora, tanto Iglesias como Echenique argumentan su apoyo a la propuesta del Gobierno actual para que la exministra asuma la Fiscalía General del Estado con la afirmación de que Delgado "pidió disculpas", pero en realidad no lo hizo. Ni después de que se difundieron los audios ni en su comparecencia parlamentaria.

Por el contrario, en sus primeras reacciones recalcó que no iba a "aceptar el chantaje de nadie" y en su comparecencia en el Congreso, el 10 de octubre de 2018, restó valor a una "grabación manipulada" y acusó al PP de sumarse al "chantaje" de Villarejo contra el Estado y de "revictimizarla" con la utilización política de la estrategia del expolicía.

EFE se puso en contacto con el Gabinete de Comunicación de Podemos para conocer en qué basan sus dirigentes la afirmación de que Delgado pidió disculpas, pero hasta el momento de publicar esta información no ha recibido respuesta.

Fuentes:

- Diario de sesiones. Congreso de los Diputados. Sesión del 10 de octubre de 2018.

- Fuentes del Ministerio de Justicia. Septiembre de 2018.