Sergio Hernández I EFEMadrid

¿Qué verificamos?

Adam Toledo, el niño de 13 años que murió tras recibir un tiro en el pecho de un policía de Chicago, iba armado cuando el agente disparó contra él.

Conclusión

Falso. El vídeo difundido por la Oficina Civil de Responsabilidad Policial (COPA) atestigua que el menor había arrojado el arma y había levantado sus manos vacías obedeciendo las órdenes policiales cuando fue disparado.

El niño de 13 años que murió tras recibir un disparo en el pecho de un policía de Chicago no iba armado en el momento de recibir el tiro, como muestra el análisis del vídeo difundido por las autoridades y en contra de lo que afirma una publicación viralizada en redes sociales.

Un mensaje ampliamente compartido en Facebook afirma: "Los medios nos han vendido, por activa y por pasiva, que la policía de Estados Unidos disparó a un chico latino de 13 años que iba DESARMADO".

"La bodycam (cámara personal del agente adherida al cuerpo) muestra cómo efectivamente el menor sí iba armado", prosigue eso texto, para después añadir: "Pero los medios, incluso aquí, en España, seguirán intentando engañarnos a todos".

La publicación incluye un fotomontaje con varias capturas del vídeo en el que se ve como Adam Toledo, el menor fallecido en este suceso, llevaba un arma justo antes de ser disparado y una imagen de la pistola en suelo, a pocos metros de donde fue abatido.

La muerte de este menor de origen latinoamericano ha aumentado el rechazo a la violencia policial y con motivaciones racistas contra la que se han celebrado numerosas manifestaciones este fin de semana en Estados Unidos.

Toledo se deshizo del arma justo antes de ser disparado

El análisis de las imágenes facilitadas por la Oficina Civil de Responsabilidad Policial (COPA) de Chicago revela que Adam Toledo tiró la pistola que portaba, se detuvo y levantó las manos vacías obedeciendo las órdenes del policía que le disparó a continuación, en una sucesión de hechos que se produjo en milésimas de segundo.

El incidente se produjo en la madrugada del 29 de marzo pero la COPA no informó de él hasta el 15 de abril.

Esta agencia de supervisión del Departamento de Policía de Chicago emitió un comunicado en el que indicaba que había publicado en su web 21 vídeos, nueve grabaciones sonoras y dos informes policiales relacionados con los hechos que tuvieron como desenlace la muerte de Toledo.

En la misma nota explicaba que los vídeos no han sido editados de ningún modo y que son idénticos a los que se había mostrado a la familia y a sus representantes dos días antes.

Asimismo expresaba su compromiso con el objetivo de emprender "una investigación completa, exhaustiva y objetiva de todo el incidente".

Imágenes desde varios puntos de vista

El primero de los vídeos muestra las imágenes captadas por la cámara incorporada al uniforme del policía que efectuó el disparo.

En ellas se ven como el agente llega al lugar, en el barrio hispano de La Villita, donde se habían producido varios detonaciones de arma de fuego, cuyo sonido también se puede escuchar en las pruebas aportadas por la COPA.

El policía baja del coche patrulla que conduce e inicia una persecución del menor en un callejón, le alcanza, le ordena que se detenga y que le muestre las manos.

Toledo lo hace pero el policía le dispara en el pecho.

Una reproducción ralentizada de este vídeo permite observar que en el minuto 2 y 4 segundos, Toledo lleva una pistola en su mano derecha, que ya no tiene unos milisegundos después cuando levanta las manos vacías y recibe el disparo en el pecho del agente.

El niño cae herido al suelo y el policía pide asistencia médica por radio e intenta reanimarlo con ayuda de otros agentes.

En el minuto 5 y 34 segundos de este mismo vídeo, iluminada por la linterna del policía, se puede ver en el suelo la pistola arrojada por Toledo, a unos dos metros de donde cayó abatido el adolescente.

Otro vídeo muestra un plano general del aparcamiento junto al que Toledo fue disparado y donde arrojó el arma.

En el minuto 3 y 50 segundos de este vídeo, en una imagen demasiado lejana como para ser apreciada con claridad, el niño mueve la mano hacia adelante, en un gesto compatible con tirar la pistola, la cual, sin embargo, no se puede distinguir en esta toma.

A continuación se gira y cae abatido.

Otros vídeos muestran la detención de un segundo menor como sospechoso de los disparos que habían originado la denuncia.

Este análisis de los hechos a partir de la reproducción videográfica de las pruebas difundidas por la COPA coincide con el realizado por los numerosos medios internacionales que han cubierto esta información.

Por tanto, aunque deberán ser las autoridades judiciales las que determinen de forma concluyente los pormenores que condujeron a la muerte de Adam Toledo, de 13 años, la revisión detallada de los vídeos originales distribuidos por la agencia supervisora de la Policía de Chicago indica que el menor estaba desarmado cuando recibió el disparo que acabó con su vida.

Fuentes:

-Oficina Civil de Responsabilidad Policial (COPA), agencia supervisora de la Policía de Chicago.

-Informaciones de The New York Times, ABCNBC.

-Informaciones de EFE.