Desirée García I EFEMadrid

¿Qué verificamos?

El uso de mascarillas está provocando casos de "pleuresía" entre empleados de supermercado.

Conclusión

Las mascarillas no causan "pleuresía", que además es una complicación rara de la COVID-19.

Mensajes falsos compartidos en redes sociales aseguran que se están registrando casos de pleuresía causados por el uso de mascarillas por parte de empleados de supermercado.

La inflamación de la pleura es una complicación rara de la COVID-19, y en ningún caso, está provocado por el uso de este equipamiento de protección, indican expertos consultados por EFE.

El contenido que más se ha viralizado, hasta decenas de miles de veces en Facebook (en publicaciones como esta) en España, Puerto Rico o México, es la foto de una radiografía de los pulmones acompañada de un texto que relaciona la inflamación de la pleura con el uso de mascarilla.

Se están presentando casos de pleuresía inducida por hipoxia obstructiva exterior (mascarilla), en gente empleada en Supermercados. Por ahora los están silenciando pero esperamos que esto llegue al público pronto y los juicios a quienes han obligado al uso ilegal de las mascarillas”, dicen estos mensajes.

Esta teoría se está difundiendo asimismo a través de blogs, donde se insiste en que el uso de “mascarillas durante períodos prolongados de tiempo” generan “un suministro inadecuado de oxígeno y un aumento de los niveles de dióxido de carbono que hace que los pulmones creen una ‘hipoxia silenciosa’, una forma inducida de pleuresía”.

También han circulado otros mensajes similares en redes sociales sin la fotografía, como uno que recoge el supuesto testimonio de un padre cuya hija de 19 años, que “trabaja en primera línea en una enorme cadena de supermercados”, ha sufrido una pleuresía por “usar una máscara más de 8 horas al día, a razón de 5-6 días a la semana”.

En esta ocasión, el motivo de la inflamación de la pleura habría sido que “la máscara hace que respire su propia bacteria”.

La radiografía no es de un paciente de COVID-19

En contra de lo que afirman estos mensajes, el uso de mascarillas no causa “pleuresía”: llevar mascarilla no provoca hipoxia, la “pleuritis” es una complicación rara de la COVID-19 y tampoco se están registrando pacientes con esta patología.

La “pleuresía”, habitualmente llamada “pleuritis”, es una inflamación del revestimiento de los pulmones y el tórax, la denominada “pleura”, que ocasiona dolor torácico al respirar profundamente o toser.

Pero la foto que acompaña a los mensajes que alertan sobre la “pleuresía” relacionada con el coronavirus y las mascarillas no tiene nada que ver con la COVID-19 y tampoco es actual, como revela una búsqueda inversa de la imagen en internet.

La radiografía, de 2005, refleja “derrames pleurales bilaterales leves” en un paciente con linfoma de Hodgkin, como detalla el pie de foto de la imagen en la entrada sobre “derrame pleural” del Manual médico de la farmacéutica Merck, donde aparece publicada.

Causas de la "pleuresía"

La inflamación de la pleura que cursa con derrame pleural, como en las fotografías difundidas, suele estar causada por tumores con metástasis, especialmente de pulmón; enfermedades inflamatorias como el lupus o la sarcoidosis; por neumonía, tuberculosis y otras infecciones víricas, explica el neumólogo del Hospital Princesa de Madrid y vocal de Atención Especializada y Hospitales del Colegio Oficial de Médicos de Madrid (Icomem), Javier García.

Hasta ahora, la pleuritis en el coronavirus es una complicación rara”, asegura el médico, quien en estos meses de pandemia no ha visto casos de este tipo.

El neumólogo incide en que esta denominación, “pleuresía”, está en desuso y fue utilizada en la década de los 40 y 50 del siglo pasado para referirse a las “pleuritis tuberculosas”.

No hay patologías exclusivas de los empleados de supermercados

En relación a otra de las afirmaciones de estos mensajes, que la “pleuresía” está afectando especialmente a trabajadores de supermercados, el vocal del Icomem descarta esta posibilidad y califica de “anecdótico” que se hayan registrado este tipo de casos en este colectivo.

Existen patologías profesionales que afectan a trabajadores de oficios como la minería, orfebrería o la herrería¡, pero no se han observado enfermedades o una sintomatología diferente entre los empleados en tiendas de alimentación.

Las mascarillas no causan hipoxia

Finalmente, el uso de mascarillas no provoca “hipoxia” o déficit de oxígeno, como ya explicamos aquí.

Las mascarillas pueden generar sensación de ahogo, pero no hay pruebas de que su uso produzca "hipoxia, acidificación del organismo o intoxicación por inhalación del propio CO2", confirmó a EFE el doctor Jaime Barrio, del Consejo Científico del Colegio Oficial de Médicos de Madrid (Icomem).

De hecho, las mascarillas “no están cerradas al paso de aire”, ya que el material de la que están hechas permite que “entre el oxígeno y se elimine el dióxido de carbono”, precisa este experto.

Puntualiza, de todos modos, que, al estar toda la boca y nariz cubiertas, sí existe “una limitación de la entrada habitual de aire, por lo que en el momento de realizar deporte puede llegar a ser incómodo y reducir el rendimiento durante el ejercicio físico”.

En el mismo sentido, se pronuncia el neumólogo del Hospital Princesa: “Es un bulo. No hay ningún dato que permita afirmar que las mascarillas provocan hipoxia, ni pleuresía”, reitera.

No he visto ningún caso, ni espero verlo”, añade el especialista.

Fuentes:

- Javier García, neumólogo del Hospital Universitario de la Princesa y vocal de Atención Especializada y Hospitales del Colegio Oficial de Médicos de Madrid (Icomem).

-Jaime Barrio, médico de familia y miembro del Consejo Científico del Icomem.

-Definición de “pleuresía” en la Biblioteca Nacional de los Estados Unidos.

-Entrada sobre “Derrame pleural” en el Manual MSD para profesionales médicos.