Sara Rodríguez | EFEMadrid

¿Qué verificamos?

Los militares de la UME recibieron como comida, durante sus trabajos en el incendio de Tarragona, un sándwich con cinco lonchas de chorizo y un bizcocho

Conclusión

La información es incorrecta: la fotografía no fue tomada en el incendio de Tarragona, sino en el de Gavilanes (Ávila), y el sándwich fue lo que desayunaron los militares el pasado sábado, no su comida.

Medios digitales y redes sociales han difundido la imagen de la comida que, supuestamente, recibieron los miembros de la Unidad Militar de Emergencias que trabajaron en la extinción del incendio de Tarragona la pasada semana: un sándwich con cinco lonchas de chorizo y un bizcocho.

 Esta foto, que ha abierto un debate sobre las condiciones en las que trabajan los militares españoles y ha llevado a varios grupos políticos a presentar preguntas parlamentarias sobre esta cuestión, se ha viralizado junto a un mensaje incorrecto, que afirma: "Un sándwich con 5 lonchas de chorizo y pagando: la comida de los militares de la UME en el incendio de Tarragona".

Este mensaje ha aparecido publicado en redes sociales y diarios digitales junto a una imagen de dos rebanadas de pan de sándwich con cinco lonchas de este fiambre y una pieza de bollería plastificada sobre un banco de piedra, a los pies del cual se ven unas botas y el uniforme rojo del personal de la UME.

"Nada que ver con el menú que le sirven a los golpistas en la cárcel o a los ilegales cuando asaltan la valla ¡No hay derecho!", denunciaba Vox en su cuenta oficial de Twitter el pasado día 1.

Según las informaciones difundidas, este menú se habría repetido en los distintos territorios donde la UME ha estado desplegada recientemente: Ávila, Toledo y Madrid.

La única diferencia se encuentra en el postre: el bizcocho repartido en Tarragona habría sido sustituido por un paquete de galletas en Cadalso de los Vidrios y Cenicientos (Madrid).

Este habría sido el único sustento alimenticio de los militares para cubrir turnos de 12 horas en los incendios, recogen diputados de Ciudadanos e Izquierda Unida en sendas preguntas parlamentarias.

Se asegura también que los propios militares son los que pagan por comer este sándwich, un total de 10 euros que son descontados diariamente de su salario.

Un desayuno y en otro incendio

La información es incorrecta por varios motivos: la fotografía no fue tomada en el incendio de Tarragona, sino en el de Gavilanes (Ávila), y el sándwich fue lo que desayunaron los militares el pasado sábado, no su comida, según fuentes militares y de la UME consultadas por EFE.

La imagen original fue tomada ese 29 de junio en Gavilanes por uno de los miembros del operativo desplegado allí por la UME, que poco después fue compartida en el canal de Telegram Ciudadanos de Uniforme.

Al día siguiente, la foto fue subida al muro del grupo de Facebook Militares con Futuro, donde aparecía precedida por otra imagen en la que aparecía un cruasán, un zumo y un batido de chocolate.

"Buenos días, la primera foto es el 'nutritivo' desayuno de ayer que nos ofreció la UME para entrar a trabajar al incendio 12 horas. La segunda el desayuno de esta mañana, segundo día de incendio, y sin agua fría hasta la última hora de ayer que nos la tuvieron que traer gente externa a la UME", detallaban los administradores de la página.

La publicación ha sido alimentada con numerosos comentarios de apoyo a los militares por esta "dieta precaria", que a juicio de los miembros de este grupo de muestra que no se están cubriendo sus necesidades básicas de alimentación.

Su difusión también llevó al propietario de una carnicería de Valladolid a ofrecer 10 kilos de embutidos para quienes participaban en la extinción del incendio de Tarragona, según comentarios y publicaciones a las que se enlaza en este grupo de Facebook.

La dieta de la UME

Fuentes de la UME también confirman a EFE que la foto del sándwich se corresponde con una ración de desayuno.

Según explican, los militares reciben al menos tres comidas al día en todas sus operaciones: desayuno con café, leche caliente y zumo, comida y cena. Estas dos últimas suelen contener un plato de comida cocinada, bocadillo, fruta, bebida y algún dulce.

De hecho, el menú de los militares desplazados a Ávila para luchar contra el fuego ese mismo sábado incluía un plato de arroz precocinado y un bocadillo con dos filetes de pollo, para comer, y una cena de dos platos, pasta con tomate y un filete de ternera.

Además, cada soldado lleva una ración ligera de emergencia y el equipo de apoyo logístico que acompaña al dispositivo militar transporta "raciones de campaña" para aquellos casos en los que por las particularidades de la misión no es posible tomar el menú habitual.

Respecto a los 10 euros que, según recogen algunas publicaciones, se descuentan del sueldo del personal de la UME para pagar este sándwich, se trata de una afirmación falsa.

Como cualquier funcionario público, el personal de la UME percibe una retribución (una "dieta de manutención", que en su caso es de 24,11 euros por día de intervención) para el pago de las comidas. Después de cada operación, se descuenta el coste de la comida de esta dieta de manutención, no de su salario.

El importe exacto de todos los alimentos proporcionados durante la jornada (desayuno, comida y cena) de trabajo a los militares es difícil de calcular, según la UME, pero se encontraría entre los 8 y 12 euros.

Fuentes:

- Gabinete de Comunicación de la UME.

- Plataforma "Militares con futuro"

- Plataforma "Ciudadanos de uniforme"