EFEMadrid

Un centro del exjugador inglés David Beckham, un remate del delantero argentino del Barcelona Lionel Messi o un disparo del galés del Real Madrid Gareth Bale pueden tener algo en común: la zona del pie con la que chutan, un área concreta que permite un golpeo alta precisión.

Esta zona, situada entre el interior del pie y el empeine interior, permite un golpeo más preciso y efectivo para situaciones como lanzamientos de falta frontales y laterales, centros desde el lateral del campo o disparos a portería, pero hasta ahora no formaba parte de los cursos de técnica en fútbol, según asegura a EFE Omar Gómez, director del departamento de I+D+I del Instituto Internacional de Excelencia y Certificaciones deportivas (IINS).

"Es el gran perseguido pero el menos conocido", asegura Gómez, entrenador titulado con el máximo nivel de la Federación Española de Fútbol, exjugador de Tercera División y estudioso de la formación y la investigación en el balompié.

El estudio de este tipo de golpeo le ha llevado a desarrollar una metodología de entrenamiento para trabajar el chut con esta zona del pie, que ha denominado 'zona OGR', con la cual se permite conseguir este 'golpeo OGR' que de forma innata realizan grandes estrellas.

"Phillipe Coutinho (Barcelona), todas las veces golpea OGR, Marco Reus también lo hace con esta zona. Hay muchas situaciones en las que los periodistas deportivos elogian como un jugador golpea, pero hasta ahora no estaba comprobado por qué golpea de esta manera", apunta Gómez.

La lista de jugadores que son referencia en este tipo de chut es larga, e incluye estrellas actuales como el argentino Lionel Messi (Barcelona), el brasileño Neymar Junior (Paris Saint-Germain) o el galés Gareth Bale (Real Madrid), especialistas en golpes francos como el macedonio Enis Bardhi (Levante) o jugadores ya retirados de excelente golpeo como el inglés David Beckham o el brasileño Juninho Pernambucano.

Dentro de la investigación de Omar Gómez, además de idear un método para trabajar este tipo de golpeo, probado con los juveniles del Racing de Santander, ha dado un paso más: la creación de una media y de un prototipo de bota metodológica que ayuda al jugador a chutar con esa zona tan específica.

"La bota facilita la propiocepción del jugador (conciencia de la posición del cuerpo de una persona), le indica dónde tiene que golpear para hacerlo correctamente y no perjudica otros golpeos. Es como si tuviera una tirita que indica al jugador cómo chutar", señala Omar Gómez.

El prototipo de bota está diseñado y patentado con la colaboración del equipo del Instituto Internacional de Excelencia y Certificaciones deportivas, que está en contacto con varias grandes compañías de calzado deportivo de primer nivel, con el objetivo de lanzar un modelo al mercado.

"Queremos que las grandes compañías se acerquen a la bota y estamos negociando con ellas para su fabricación", confirma a EFE la directora general del IINS, África Álvarez.

Esta institución privada tiene entre sus principales objetivos la implantación de los grados de evolución deportiva, un modelo de certificación de la destreza en cada deporte, similar a los cinturones de las artes marciales, con el objetivo de estandarizar el progreso de cada deportista.

"Buscamos que el deporte puntúe, que ser deportista valga para algo, que tengas un acceso a la Universidad prioritario y que a nivel curricular puedas presentar tu actividad deportiva con una evaluación que pueda cotejar una empresa", explica Álvarez.

Actualmente, forman parte de este programa de grados unas doce federaciones deportivas, donde están incluidas gimnasia, patinaje, vela o surf, y más de 6.000 deportistas. En 2019 está previsto que se incorpore otra docena de federaciones, entre ellas baloncesto, atletismo o balonmano.