EFEValladolid

El alto coste de la reforma del estadio José Zorrilla, próximo a cumplir 40 años, ha terminado de impulsar su venta al Real Valladolid como una alternativa más que factible para el Ayuntamiento de la ciudad, ya que este no puede asumir los 40 millones previstos para la remodelación.

Las negociaciones al respecto entre el alcalde de la ciudad, Óscar Puente, y el presidente de la entidad blanquivioleta, el exjugador brasileño Ronaldo Nazario, siguen su curso normal, pero en mayo se celebran elecciones municipales, lo que puede influir en el devenir de las pretensiones de unos y otros.

Quizá por eso Óscar Puente haya incluido la remodelación del estadio en su programa electoral, ya que lo considera algo "necesario" para la ciudad, puesto que se trata de una instalación obsoleta, que precisa de un cambio radical, no ya desde el punto de vista estético, sino sobre todo en lo que se refiere a la seguridad.

En el caso de que se llevara a efecto la venta del estadio -cuyo precio están estimando los técnicos municipales-, sería el club el que asumiría los costes de una reforma que, a priori, comenzará el próximo mes de junio, tal y como avanzó el propio presidente del Real Valladolid cuando presentó su proyecto deportivo.

Ronaldo no ha aterrizado en Valladolid por casualidad, y el mejor ejemplo de ello es que el programa de rehabilitación del estadio está ya hecho "a grandes rasgos", incluyendo la eliminación de los fosos, que permitirá ampliar el aforo del recinto en 5.000 personas, para superar las 30.000 localidades.

Fue el propio club el que planteó la opción de comprar el estadio, tal y como confirmó Puente, para llevar a cabo la explotación del mismo, pero primero "deberán valorar todo y estudiar las fórmulas para llevar a efecto la operación, siempre condicionada a la remodelación".

"Hay que ver cómo encajar las piezas para que el Real Valladolid se sienta cómodo con la compra y para que sea viable para el Ayuntamiento", ha advertido el edil, quien considera "muy interesante" el proyecto para sanear un equipamiento público que, en tres años, cumplirá los 40.

Además, existe una recomendación de la Unión Europea a los ayuntamientos para que se desprendan de este tipo de instalaciones porque se podría considerar una "ayuda encubierta" a una sociedad anónima, de ahí que todo apunte a que la venta sería la opción más adecuada para que se cumplan los objetivos de ambas partes.

Ronaldo Nazario aspira a mejorar la marca del club, y para ello mostró un proyecto que incluye el aumento de sus instalaciones, con dos espacios diferenciados: el primero, en el estadio y anexos, donde habrá cinco campos, se colocarán gradas cubiertas y se construirá una sede administrativa con oficinas, despachos, un centro de tecnificación y salas multiusos.

También en los anexos se pretende construir dos campos para el primer equipo, y un edificio dotacional con 30 dormitorios dobles, instalaciones médicas avanzadas, gimnasio, vestuarios, despachos de coordinación deportiva, sala de proyecciones, comedor, sala de prensa y entrevistas, presidencia y dirección y una zona de ocio y recreo, que ya se ha iniciado tras el partido ante el Real Madrid.

La segunda sede se ubicará en El Pinar de Jalón, en una parcela cedida por el Ayuntamiento, donde jugarán la mayoría de los equipos de cantera y las escuelas de fútbol en nueve campos de fútbol, con un aparcamiento de 400 plazas y un nuevo edificio administrativo y de oficinas, lo que supondría un desembolso, por parte del club de 10 millones de euros.

Un ambicioso proyecto que tendría su colofón con la compra del estadio José Zorrilla por parte del Real Valladolid, aunque esta operación aun requerirá de un tiempo y quedará a merced de un proceso electoral, aunque el club aspira a mantener las negociaciones con un nuevo gobierno municipal, si lo hubiere.