EFEMadrid

La empresa valenciana Molcaworld, responsable de la transformación del Mestalla en Valencia, el Sánchez Pizjuán y el Benito Villamarín en Sevilla, o el diseño de zonas del Wanda Metropolitano de Madrid, defiende la rentabilidad de "revitalizar" un estadio y está dando el salto a Latinoamérica.

El cambio de la fachada de Mestalla, con su reconocible murciélago naranja sobre fondo negro, las lonas con ídolos sevillistas en los exteriores del Pizjuán, el mosaico formado por los asientos del Villamarín, o el espectacular nuevo vestuario del Wanda Metropolitano son solo algunos ejemplos del trabajo de esta compañía familiar, bien conocida por los clubes españoles.

Cambios que han generado para los equipos incrementos en su número de abonados que han llegado a alcanzar el 39 % y les han permitido multiplicar la rentabilidad del patrocinio para las marcas comerciales, según asegura a EFE el consejero delegado de Molcaworld, Fran Carrasco.

"Hemos encontrado que marcas importantes han incrementado el retorno de su patrocinio hasta un 1.300 por ciento en una temporada con estos cambios", afirma Carrasco durante una entrevista con EFE.

La trayectoria de esta empresa familiar, que arrancó en 1998 fabricando elementos visuales para marcas de refrescos y cervezas e implantándolos en recintos deportivos, les acercó paulatinamente a clubes como el Valencia, Valencia Basket o el desaparecido Ros Casares de baloncesto femenino.

A partir de esa relación comenzaron a añadir a la fabricación otros servicios, como el diseño de soportes publicitarios para acontecimientos deportivos como las ediciones de la Copa América de vela que partieron de Valencia, la Vuelta Ciclista a España o las 'fan zones' de Real Madrid y Atlético de Madrid en varias finales de la Copa del Rey.

Durante ese tiempo ofrecieron al Valencia "darle un cambio" al 'viejo' Mestalla tras la paralización de las obras del nuevo estadio, una idea que no llegó a ver la luz hasta que el magnate singapurés Peter Lim compró el club valencianista.

"Con el Valencia veíamos que teníamos un estadio antiguo, con la asistencia bajando, y teníamos la idea de darle un cambio para generar mayores ingresos comerciales al club", asegura el dirigente de esta compañía.

La actuación sobre Mestalla incluyó cubrir la fachada con lonas con la imagen del equipo y los jugadores, añadió el icónico murciélago, cambió los colores de los asientos al color naranja formando un mosaico junto a un murciélago negro e hicieron reformas en los anillos de patrocinadores, pasillos y zonas de prensa.

"El resultado fue un incremento notable en abonados, nuevos socios, ingresos comerciales e incluso en resultados deportivos", añade Carrasco.

Cuatro claves guían los proyectos de Molcaworld en los estadios, según su consejero delegado: revitalización de la marca, revalorización comercial, potenciar la conexión con el aficionado y motivar a los jugadores.

Al Valencia le siguieron otros clubes de fútbol dispuestos a darle un lavado de cara a su estadio en los años sucesivos, como Sevilla, Betis, Málaga, Levante, Celta, Girona, Huesca, Mallorca o Deportivo de La Coruña, en muchos casos conquistados al ver su trabajo en otro estadio jugando como visitantes.

Entre los clubes interesados, los responsables de esta compañía tuvieron que afrontar un nuevo desafío cuando contactó con ellos el Atlético de Madrid, que no quería remozar un recinto existente, sino encargarles el diseño de algunas partes de su nuevo estadio, el Wanda Metropolitano estrenado en septiembre de 2017.

"Nuestros proyectos se iniciaron detectando la oportunidad de que al revitalizar un recinto antiguo no hacía falta mucha inversión para sacarle rentabilidad. Nuestra sorpresa fue cuando el Atlético nos contrató para que les ayudáramos a diseñar la imagen en el tiro de cámara de su nuevo estadio", relata Carrasco.

Además de eso, diseñaron el mosaico que dibujan los asientos de la grada del Wanda Metropolitano, los soportes publicitarios, el túnel de vestuarios, el pasillo que utilizan los jugadores, la zona mixta en la que atienden a los medios de comunicación y el icónico vestuario del nuevo estadio rojiblanco.

Con esta experiencia, Molcaworld ya hace para todos sus clientes un trabajo de "consultoría global" de todo su estadio, desde las gradas o a los vestuarios, pasando por los banquillos, zonas mixtas o espacios VIP, para que luego cada club elija qué quiere hacer en función de sus prioridades y las recomendaciones de la empresa.

"Para mí, lo más importante es que haya público en las gradas, la masa social es fundamental", apunta Carrasco, que asegura que los clubes por lo general "se dejan aconsejar bastante" porque "saben que funciona".

Actualmente Molcaworld está trabajando con cuatro clubes de Primera y Segunda División, al tiempo que comienza un proceso de internacionalización, que arrancó en Italia, donde cuentan con el exfutbolista del Valencia Amedeo Carboni como embajador y ya hicieron un proyecto en Génova para una eliminatoria de cuartos de final de la Copa Davis.

No obstante, la gran apuesta internacional de la compañía valenciana está orientada hacia Suramérica, donde firmaron recientemente un acuerdo con la empresa uruguaya Grupo Punto para contar con sedes en Argentina, Uruguay y Paraguay, y acaban de sellar otra alianza en México con Alive Entertainment.

"En Latinoamérica hay un abanico de posibilidades enorme, en campos de fútbol, pabellones, cualquier recinto deportivo", asegura el consejero delegado de esta compañía que tiene varios proyectos "a punto" de firmarse para comenzar a transformar estadios e instalaciones deportivas en los países latinoamericanos.

Miguel Ángel Moreno