EFEMadrid

Los clubes de LaLiga, que cerraron la temporada 2017-18 con ingresos de 4.479 millones y un beneficio neto de 189, confían en el nuevo ciclo de derechos televisivos para batir récords de beneficios, que al cierre de esta campaña podrían alcanzar los 225 millones de euros, según prevé la patronal.

El campeonato que acabará dentro de dos jornadas será el último del actual ciclo de derechos televisivos, en el que las previsiones de la patronal incluyen superar "ampliamente" los 4.500 millones de ingresos, manteniendo "el ritmo de crecimiento a doble dígito" que ya obtuvo en 2017-18, cuando aumentó ingresos un 20,6 %.

Cuando cierren las cuentas de la temporada que está a punto de terminar, la patronal del fútbol profesional prevé que el resultado bruto (ebitda) supere por primera vez los 1.000 millones de euros, con un crecimiento superior al aumento de la facturación, lo que permitirá a los clubes tener un mayor margen operativo.

De esta manera, la organización que agrupa a los clubes de Primera y Segunda División espera alcanzar los 225 millones de euros de beneficio, el mayor en toda la historia de la asociación de clubes, aún sin el impacto de los nuevos contratos de televisión.

La comercialización de las retransmisiones en el trienio 2019-20 a 2021-22 (el ejercicio cerrado 2017-18 es punto intermedio del trienio en curso), provocará un aumento considerable de los ingresos, pero sus efectos aún tardarán una temporada más en notarse.

Tras las subastas entre los operadores de televisión, los clubes del fútbol profesional español han logrado incrementar un 25,3 % sus ingresos procedentes de las retransmisiones para el próximo trienio, de los 5.069 millones de euros del ciclo que acaba esta temporada (1.690 por temporada), a los 6.354 millones (2.118 por campaña) del nuevo trienio.

Aunque el mercado nacional seguirá siendo el que mayores ingresos reportará a los clubes de fútbol, unos 3.655 millones en tres años (1.218 por temporada), el mayor crecimiento de ingresos procede de las televisiones internacionales, que pasarán de pagar 2.002 millones a 2.669, un 34,8 % de incremento.

En LaLiga son conscientes de que la televisión no solo es un generador de ingresos para los clubes, sino que su mejor exposición en las pantallas arrastra a su vez otros capítulos, como los patrocinios.

"A la hora de estimular otras líneas de ingresos, la parte de patrocinio está arrastrada por la televisión. Por eso, lo que estamos haciendo es trabajar la marca, la internacionalización, las nuevas experiencias que le das a los aficionados", apuntó esta semana el director general corporativo de LaLiga, Javier Gómez.

Al mismo tiempo, los clubes están trabajando en incrementar ganancias por otras vías para reducir su dependencia de este ámbito, algo que ya se mostró en las cuentas de la pasada campaña, en la que los ingresos por retransmisión pasaron de representar el 39,8 % del total al 33,8 %.

En ese cambio incidieron fundamentalmente los ingresos por traspasos, que se duplicaron respecto a la anterior temporada, pasando de generar 498,2 millones el curso pasado a 1.017,6 en este.

"Las inversiones de los clubes en infraestructuras están orientadas a generar talento, en los estadios y las escuelas deportivas. Al generar talento tienes una línea de ingresos gracias a ello y mejorando la experiencia de los aficionados también mejoras los ingresos en el día de partido", añadió Gómez durante la presentación del Informe Económico del Fútbol Profesional.

Entre los capítulos que ganaron protagonismo sobre el total de los ingresos la pasada campaña estuvieron las ganancias comerciales, que supusieron 837,7 millones, un aumento del 34,1% para convertirse en el 18,7 % del total. Para LaLiga este capítulo es uno de los que tiene "mayor potencial de crecimiento" a futuro.