EFEMadrid

Los clubes ingleses de fútbol gastaron durante este verano unos 1.440 millones de dólares (1.232 millones de euros) en traspasos internacionales, algo menos que el verano anterior; mientras que los italianos duplicaron su gasto, de 574 millones de dólares en 2017 a 1.003 (858 millones de euros).

Los equipos de la poderosa Premier League, que representa el 90% del gasto en traspasos de todos los clubes ingleses, siguen siendo los que más invierten en adquirir jugadores internacionales de las cinco principales ligas, pese a la leve disminución respecto al año anterior, según el sistema de gestión de traspasos TMS de la FIFA.

Los 1.440 millones de dólares (1.232 millones de euros) empleados por los equipos ingleses en contratar jugadores procedentes de otros países están por debajo de los 1.465 millones de dólares que gastaron el año pasado, aunque siguen por encima de la barrera de los 1.000 millones por quinto año consecutivo.

El gasto de los clubes ingleses en fichajes casi triplica lo que han percibido por traspasos a equipos de otros países, que fue de unos 559 millones de dólares (478 millones de euros). No obstante, por número de jugadores, Inglaterra dio salida a otros países a un total de 522 futbolistas, frente a los 459 fichados.

El fútbol italiano, protagonista por la contratación del portugués Cristiano Ronaldo por parte del Juventus de Turín al Real Madrid, ha batido su récord de gasto esta pretemporada, desbancando a los clubes españoles con un desembolso total de 1.004 millones de dólares (858 millones de euros), frente a los 574 de 2017.

Los clubes italianos contrataron 279 futbolistas procedentes de otros países frente a los 258 que traspasaron a clubes de otras naciones; y su retorno en traspasos de otras latitudes fue de 417 millones de dólares (356 millones de euros), casi la misma cantidad que en el verano de 2017.

Los equipos españoles, la temporada pasada segundos en cuanto al gasto, se quedaron en tercer lugar con los 961 millones de dólares (822 millones de euros) que gastaron; pero son el segundo país que más percibe por ventas a otras naciones, unos 716 millones de dólares (612 millones de euros), un poco menos que el curso pasado, que fue récord con 794, influido seguramente por el traspaso del brasileño Neymar del Barcelona al París Saint-Germain francés.

España, que dio salida a más futbolistas a otros países (426) que los que trajo de otras latitudes (359) es la segunda nación de las cinco grandes ligas europeas que más cobró por transferencias internacionales, solo por detrás de la exportadora liga francesa.

Los clubes de galos percibieron 833 millones de dólares (712 millones de euros) por las ventas de jugadores a otros países, mientras que solo gastó 419 millones de dólares (358 millones de euros) en contratar fuera de sus fronteras. A las ligas francesas llegaron 268 jugadores y se marcharon 303.

En cuanto a los clubes alemanes, sus ingresos por traspasos internacionales fueron superiores (484 millones de dólares, 413 millones de euros) a su gasto (391 millones de dólares, 334 millones de euros). Contrataron a 264 jugadores de otros países y vendieron a 257, según los datos de la FIFA.

Las estadísticas del sistema internacional de traspasos, que incluyen las operaciones realizadas entre el 1 de junio y el 1 de septiembre, revelan que los cinco principales países gastaron un 66% más que el resto del planeta en conjunto.

En conjunto, el mercado de jugadores movió más de 5.000 millones de dólares (4.271 millones de euros) este verano, según los datos de la FIFA, y supera los 7.000 millones de dólares (5.980 millones de euros) contando el conjunto del año 2018.

No obstante, la mayoría de las 8.401 transferencias internacionales de jugadores que se produjeron este verano fueron realizadas sin coste alguno, ya que las operaciones en las que hubo intercambio de pagos por transferencia suponen solo el 18,2% de los movimientos registrados por la FIFA.