EFELisboa

El presidente del Sporting de Lisboa, Bruno de Carvalho, lanzó duras críticas al futbolista peruano André Carrillo, apartado del equipo desde el verano pasado tras fracasar las negociaciones para renovar su contrato.

"Si no hubiese existido el Sporting en su vida, posiblemente ni jugaría al fútbol, estaría jugando en una calle cualquiera de Perú y quizá ni siquiera lo conocería nadie", consideró el dirigente del club portugués en una entrevista concedida a EFE.

Bruno de Carvalho acusó al internacional peruano de ser un desagradecido por no tener "otra actitud con el club que lo lanzó".

"Nosotros trabajamos con Carrillo hace cuatro años, le hicimos crecer, le educamos, le vestimos, le alimentamos... Porque ahora Carrillo tiene un nombre, pero cuando llegó -en 2011, procedente del Alianza de Lima con 19 años- era un niño", recordó.

En su opinión, el extremo era "inconsistente" cuando aterrizó en Lisboa pese a tener un talento nato y sólo mejoró gracias a los minutos con los que contó en el equipo.

El presidente del Sporting reconoció sentirse decepcionado por el futbolista, al que acusó de dar el visto bueno a su renovación para, poco después, retractarse y echar marcha atrás.

A esta "decepción" personal, se suma la sospecha de que Carrillo tenía "una estrategia clarísima y pensada para no renovar con el objetivo de perjudicar a la entidad patronal", lo que consideró un "incumplimiento de la ley" vigente por el que deberá responder el jugador.

El internacional peruano tiene abierto un proceso disciplinario y no se entrena con el Sporting, mientras continúan los rumores sobre su posible salida ya en este mercado de invierno.

El directivo admitió que el caso "no tiene pinta" de cambiar y prevé que el jugador se marche a coste cero cuando acabe su contrato, el próximo mes de junio.

Sin embargo, dejó una seria advertencia a aquellos clubes interesados en contactar con Carrillo para intentar contratarlo de cara a la próxima temporada.

"El reglamento dice que los clubes que quieran negociar con un jugador que se queda libre, primero tienen que avisar antes a su club, es sólo enviar una carta (...) Muchos periodistas españoles me preguntan por el interés del Sevilla, y es extraño, porque o se perdió la carta o entonces no entiendo lo que sucede", declaró.

Bruno de Carvalho incidió en que el proceso abierto contra Carrillo puede derivar "hipotéticamente en alguna petición de indemnización" que podría hacer que un negocio así "no compensase" a otros equipos.

"Los clubes deben pensar un poco que cuando hay litigios entre un jugador y su equipo, a veces también acaba salpicando al siguiente club (del futbolista)", subrayó.

El agente del peruano, Elio Casareto, acusó el pasado mes de octubre al Sporting de Lisboa de mentir cuando habla de que Carrillo no estaba comprometido con el proyecto deportivo del club desde hace dos años.

Carrillo, que era una de las principales figuras del club lisboeta y se destacó en la última Copa América, tiene 24 años y ha defendido la camiseta del Sporting en 162 ocasiones con un balance de 16 goles.