EFEMadrid

El director general de Henkuai, la consultora de comunicación y relaciones entre España y China, Carlos Sentís, ha asegurado que para mejorar la imagen de España en China, las empresas e instituciones españolas deben abordar el mercado asiático a través de un gran proyecto conjunto.

Para ello, Henkuai ha desarrollado Spain China Project, una iniciativa que cuenta con la participación de empresas e instituciones tanto españolas como chinas, y que tiene como objetivo posicionar la imagen de España en el país asiático, atraer más turismo, comercio e inversión, y favorecer el incremento de valor de los productos y el acceso de las empresas españolas a ese mercado.

El proyecto se divide en aquellos sectores en los que España es un referente internacional y tienen mayor potencial en China: turismo, alimentación, cultura, deporte, moda, inversión y técnica.

"Si una empresa trabaja de forma independiente tiene mayor riesgo, menor nivel de acceso y enormes dificultades para implantar su marca y desarrollar negocio", ha asegurado Sentís.

Por el contrario, ha incidido en que "con un plan de acción bien definido, la experiencia y los recursos necesarios, y uniendo el potencial de grandes empresas e instituciones, España tiene enormes oportunidades en el mercado chino".

Según ha destacado, el valor fundamental del proyecto es generar sinergias entre el tejido empresarial español y el chino con el objetivo de "posicionarse en el mercado asiático como un socio preferente".

"España trabaja siempre de forma táctica en acciones puntuales, sin estrategia a largo plazo y de forma aislada, lo que hace que la imagen de España se diluya, sin lograr los resultados deseados", ha advertido.

En su opinión, uno de los grandes retos a los que se enfrenta España es contar en China y en todo el mundo con una "imagen fuerte de país, como la que tienen Francia, Italia o Australia".

El proyecto Spain China Project se presentará en octubre durante el II Foro de la Comunicación España China, que se celebrará en el Teatro Real de Madrid ante más de 600 representantes de organizaciones españolas y chinas.

La puesta en marcha del mismo comenzará en enero de 2018 y consistirá en un plan de acción de promoción y desarrollo de negocio que incluye asesoramiento sobre el mercado chino, análisis del mercado, creación de materiales promocionales, cinco delegaciones de alto nivel entre España y China y más de 25 encuentros profesionales.

También se celebrarán eventos de promoción de España en Pekín y Shanghái, workshops, y se mantendrán relaciones directas con grandes empresas e instituciones chinas.

La campaña se verá amplificada gracias a la difusión de influidores chinos con millones de seguidores, y mediante la colaboración permanente con medios de comunicación chinos, como CCTV o Shanghai Media Group.

El nombre del proyecto en chino significa "Love Spain" y el eslogan escogido para la campaña es "La Felicidad está en España", ya que, tal y como ha señalado Sentís "el nivel de presión, el ritmo de vida frenético y la feroz competencia en China hace que la búsqueda de la felicidad sea la aspiración fundamental de su sociedad, y un tema recurrente en películas y piezas literarias del país".

Según el director general de Henkuai, "hasta ahora ningún país ha conseguido vincularse con la felicidad en China", y ha resaltado que "Francia es, para los chinos, un país romántico, pero España no tiene ningún posicionamiento", y se podría "asociar el turismo, la gastronomía, la hospitalidad, la cultura, el clima, la creatividad y la pasión de España con el concepto de la felicidad".

Henkuai lleva 6 años ayudando a empresas españolas a posicionarse en China, así como a corporaciones del país asiático en España, generando vínculos de mutuo beneficio a través de eventos, delegaciones, relaciones institucionales, redes sociales, medios de comunicación, marca personal y consultoría.

Sentís, que ha animado a patrocinadores y colaboradores públicos y privados a sumarse a la iniciativa, ha recalcado que "China es un mercado con un grandísimo potencial que puede ser cliente, proveedor, inversor o competencia, pero en cualquier caso afecta".

Ha asegurado que 2018 será un año decisivo para el posicionamiento de España en el gigante asiático y se debe "aprovechar la oportunidad".