Publicidad
  • Las empresas afrontan una responsabilidad social que empieza en su plantilla
  • Las Palmas de Gran Canaria, 5 jul (EFE).- Los retos que las empresas afrontan en la actual sociedad digital, con cambios profundos y cada vez más rápidos, obligan a una responsabilidad social corporativa ineludible, que no se proyecta solo hacia los ciudadanos, sino que empieza con los propios trabajadores.

    Esta transformación y sus consecuencias se han analizado hoy durante una nueva edición del EFEFórum organizada en Las Palmas de Gran Canaria por Correos y la Agencia EFE, en la que han participado directivos de Binter, Mapfre, Lopesan Hotel Group y Compañía Cervecera de Canarias además de la consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias, Cristina Valido.

    El director Territorial de Correos Canarias, Carlos Javier de las Heras García, ha destacado la gran transformación experimentada en los últimos años por una empresa con más de 300 años de antigüedad, con la intención de ofrecer el mejor servicio público a los ciudadanos, algo a lo que orientan su "dedicación y empeño".

    En ese empeño se ha abordado un proceso que Correos comenzó en los años noventa con su primer programa de responsabilidad social corporativa, al que ahora sigue otro previsto para el período 2018-2021 que aborda aspectos esenciales para la empresa como un negocio de innovación responsable, el compromiso directo con la sociedad a través de numerosas campañas, el voluntariado o la gestión sostenible, entre otros aspectos, ha destacado De las Heras.

    El director de Recursos Humanos de Mapfre España, Álvaro Guitart Martín, ha destacado cómo la era digital obliga a grandes transformaciones en el mundo laboral, pues supone, por ejemplo, pasar de una cultura presencial al compromiso empresarial, la inclusión de la diversidad personal, una mayor individuación de las relaciones laborales y un estilo de dirección que equilibre el ámbito profesional y el personal.

    "Las reglas del juego están cambiando, pasamos del mundo de los tangibles a los intangibles" y en ese panorama, la responsabilidad social corporativa se vuelve imprescindible, ha asegurado Guitart, quien ha lanzado varios interrogantes como si las empresas serán capaces de integrar nuevos tipos de talento, cuál será el papel de los sindicatos o cómo integrar en el mundo laboral una población cada vez más envejecida.

    En línea parecida se ha expresado el director del área de Comunicación de Lopesan, Francisco Moreno, quien ha puesto como ejemplo de esa responsabilidad social empresarial el proyecto agrícola desarrollado por el grupo hotelero en Veneguera, en el municipio grancanario de Mogán, como consecuencia de "haber empezado a pensar en verde".

    Aunque el sector servicios se concibe muchas veces como enemigo del sector primario y del territorio, este proyecto "visionario", según Moreno, ha permitido aunar el desarrollo turístico con la agricultura "en un circulo virtuoso que beneficia a ambos".

    Los hoteles consumen numerosos recursos energéticos y por ello es imprescindible una compensación medioambiental a la sociedad, además de los esfuerzos que Lopesan hace en materia de reciclado y energías alternativas, ha señalado el portavoz de la empresa turística.

    Por su parte, la consejera Cristina Valido ha destacado la Red Canaria de Responsabilidad Social Empresarial puesta en marcha por el Gobierno de Canarias con el fin de fomentar "un espacio común" para que todos los actores implicados en ella puedan desarrollarla, con un protagonismo especial para los trabajadores.

    En su opinión, los ciudadanos exigen cada vez más claramente a las empresas esa responsabilidad social, especialmente después de la crisis económica y el cambio de valores que ha supuesto, "el enriquecimiento rápido ha quedado atrás y las personas apuestan cada vez más por la calidad de vida".

    La directora de Relaciones Institucionales y Comunicación de Binter, Noelia Curbelo, considera que la era digital obliga a un trabajo en equipo en horizontal, transversal, que redunde en beneficio de toda la sociedad .

    En ese nuevo panorama, el tiempo es un elemento fundamental para la compañía aérea, "se busca que el cliente tenga más tiempo y que este tenga más valor".

    El director de asuntos corporativos Compañía Cervecera de Canarias, Luis Durango, considera que la responsabilidad social interpela a todos, sin excepción, y ha relatado cómo su empresa, por ejemplo, se implica activamente en campañas de consumo responsable del alcohol.

    En cuanto a la digitalización empresarial, ha señalado que es clave en el sector industrial unida a una automatización progresiva, en la que cada vez se necesita menos mano de obra pero más cualificada. EFE

Publicidad