Publicidad
  • El Grupo SEPI invirtió el año pasado 125 millones en I+D+i
  • El Grupo SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales) invirtió el año pasado 125 millones de euros en investigación, desarrollo e innovación (I+D+i), cifra que prevé superar "significativamente" en los próximos ejercicios, ha avanzado hoy su presidenta, Pilar Platero.

    Platero ha participado en la clausura de la jornada, organizada por la Fundación SEPI, "Cómo avanzar a través de la innovación", evento en el que se ha destacado que la transformación digital obligará a redefinir tanto las relaciones laborales como la educación de los jóvenes y la formación de los trabajadores si España quiere contar con una economía sólida y empleos bien remunerados, aunque aún no está claro cómo será el marco laboral del futuro.

    En la jornada, inaugurada por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, Platero ha subrayado que la sociedad estatal quiere tener una participación "muy activa" en el proceso de transformación digital dando apoyo a las empresas del grupo.

    La presidenta de SEPI ha recordado que la sociedad cuenta con una fondo de financiación, cuya dotación también aspira a aumentar, y con una dirección específica centrada en la innovación y la transformación digital.

    Además, la Fundación SEPI ha convocado un "Premio a la Innovación" para reconocer ideas, iniciativas o métodos innovadores aportados por empleados del grupo público.

    "Hay que incentivar el talento creativo que hay dentro del grupo", ha explicado.

    Platero ha subrayado la necesidad de abordar la innovación desde una perspectiva "mucho más amplia", teniendo en cuenta no sólo las demandas de los mercados sino también las necesidades de la sociedad y la sostenibilidad.

    En su opinión, la innovación no se puede quedar únicamente en los productos y servicios, y debe extenderse a las estructuras organizativas de las empresas.

    Por su parte, la exministra de Ciencia e Innovación, actual presidenta de la Fundación Cotec y miembro del patronato de la Fundación SEPI, Cristina Garmendia, ha reconocido que es difícil anticipar cómo será el futuro del empleo a medida que avancen la transformación digital y la robotización.

    "No somos capaces de anticiparlo. No hay una utopía clara", ha explicado.

    A modo de ejemplo, ha señalado que el modelo del futuro podría ser repartir el empleo, con lo que todos trabajaríamos menos, o que sólo trabaje una parte de la sociedad y el resto cobre una renta básica.

    Lo que sí está claro, ha dicho, es que buena parte de las tareas actuales se pueden automatizar, en torno al 50 % según un informe de Cotec y McKinsey. "Todo lo predecible lo puede hacer mejor un algoritmo", ha apuntado.

    De momento, este panorama sólo preocupa moderadamente a los trabajadores actuales.

    De acuerdo con un sondeo de Sigma Dos, el 67 % de los españoles cree que la robotización eliminará muchos empleos, "pero no el suyo". Además, el 52 % considera que los puestos perdidos se compensarán con la creación de otros nuevos.

    En este contexto, ha subrayado Garmendia, la educación y la formación tienen "un rol protagonista".

    En su opinión, el sistema educativo "se tiene que reinventar" y las universidades "deberán funcionar de forma abierta", permitiendo a los trabajadores entrar y salir para formarse continuamente.

    En el caso de la formación, ha añadido, el 77 % de las empresas se queja de la falta de competencias digitales de sus plantillas.

    En una mesa redonda moderada por el presidente de la Agencia EFE, José Antonio Vera, el presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell, ha incidido también en la necesidad de "repensar" las relaciones laborales y el modo en que se forma a los profesionales, ya que hay un "gap" entre los perfiles requeridos y los que se ofrecen.

    Abril-Martorell ha subrayado que "hay muchísimo en juego" y que se debe actuar "con decisión" en la transformación digital.

    "Todo este poder disruptivo puede jugar a nuestro favor si hacemos las cosas bien. Si no lo hacemos, nos quedaremos con los empleos de menos valor añadido", ha explicado.

    Según el presidente de Indra, en esta "nueva era" la tecnología "no es un factor crítico; es el factor crítico".

    Abril-Martorell ha indicado que la transformación digital afectará de forma distinta a cada sector, pero "ningún sector se quedará al margen".

    En este mismo coloquio, el presidente de Navantia, Esteban García Vilasánchez, ha recalcado que la innovación es "una necesidad absoluta". "No se puede elegir, no hay opción", ha dicho.

    El presidente de Red Eléctrica de España, José Folgado, ha destacado la aportación del Big Data y del Internet de las Cosas en el sector energético.

    El desarrollo de estos dos ámbitos permite, por ejemplo, optimizar el uso de las energías renovables y gestionar los activos a distancia.

    La presidenta de la SEPI, ha mencionado también el papel de la innovación en la generación de empleos de calidad.

    El titular de Hacienda ha puesto sobre la mesa el hecho de que, en España, las empresas no utilizan todo lo que podrían los incentivos fiscales para investigación, desarrollo e innovación (I+D+i).

    "La utilización no alcanza las cifras que deberíamos. Es paradójico que se tengan los instrumentos y no se utilicen. Tenemos que identificar dónde están los estrangulamientos", ha señalado.

Publicidad