Avner Shalev, presidente de la Dirección de la Autoridad de Recuerdo de los Héroes y Mártires del Holocausto del Yad Vashem (Museo del Holocausto en Jerusalén)

Contrariamente a la equivocada idea popular, el antisemitismo no ha renacido recientemente, porque en realidad nunca murió tras el Holocausto.

En las primeras décadas que siguieron a la Segunda Guerra Mundial, no era políticamente correcto expresar públicamente sentimientos antisemitas, especialmente en el mundo occidental. Rastros persistentes de antisemitismo estaban debajo de la superficie, donde supuraron y crecieron. En el bloque del este, antisemitismo público semi-oficialmente permitido se mantuvo ampliamente.

Esto no era sorprendente, ya que el Holocausto no sucedió de forma aislada. No podría haber ocurrido sin siglos de retórica y propaganda antisemita destinadas a deshumanizar y excluir a los judíos de la sociedad europea. Y, tristemente, los efectos destructivos de ese largo proceso no fueron eliminados por el impacto de la Shoah (Holocausto).

A lo largo de los años, una variedad de expresiones de "nuevo" antisemitismo se han arraigado, en general provenientes de diferentes fuentes del espectro político. Desde la victoria de Israel en la Guerra de los Seis Días de 1967, su imagen pública ha evolucionado gradualmente del desamparo a la de superpotencia regional. En consecuencia, la narrativa antisemita de Israel como una fuerza demoníaca en el mundo no solo ha crecido, sino que en muchos lugares también se ha desplazado de los márgenes hasta el discurso dominante.

Hoy en día, las normas sociales y políticas predominantes hacen incluso más aceptable la utilización de imágenes y expresiones antisemitas -lo vemos más flagrantemente en la extrema derecha, la extrema izquierda y el islam radical-. Las ideas antisemitas y los tropos están generalizados, y el discurso del odio se considera cada vez más aceptable. Con el auge de internet y los nuevos medios, el antisemitismo ha encontrado una superautopista de la información casi sin obstáculos en la que viaja y se propaga.

También hemos presenciado en los últimos años un resurgimiento preocupante de incidentes de violencia antisemita. En todos los continentes la violencia contra judíos por ser judíos sucede.

Los resultados de recientes encuestas realizadas por CNN, la Unión Europea y la Conferencia de Reclamaciones sobre el antisemitismo y la conciencia del Holocausto en Europa y América del Norte también plantean serias preocupaciones. Las estadísticas actuales indican que un tercio de la población europea parece saber poco o nada sobre el Holocausto, mientras que partes significativas de la población respaldan antiguas imágenes antisemitas. Todo esto enfatiza la urgencia de una educación rigurosa y efectiva sobre el Holocausto en todo el mundo.

Yad Vashem, el Centro Mundial de Conmemoración del Holocasto, está dedicado a preservar la memoria del Holocausto y a advertir a la humanidad sobre los peligros del antisemitismo descontrolado. A través de sus numerosas actividades, Yad Vashem destaca el recuerdo y la educación del Holocausto en todo el mundo.

Esto incluye abordar el antisemitismo contemporáneo de forma efectiva. Estamos convencidos de que instruir a las personas sobre el Holocausto es un elemento crucial en los esfuerzos para evitar que estas asuman doctrinas racistas, apoyen el antisemitismo o mantengan creencias genocidas.

La Escuela Internacional de Estudios del Holocausto de Yad Vashem está a la vanguardia en impartir conocimientos y concienciar a la juventud de hoy. Cada año, miles de educadores de todo el mundo asisten a seminarios en nuestra escuela u organizados por esta para aprender cómo enseñar sobre el Holocausto de una manera relevante y apropiada según la edad. Recientemente, Yad Vashem creó y lanzó a través de la plataforma FutureLearn un nuevo curso en línea gratuito titulado "Antisemitismo: desde sus orígenes hasta el presente".

El curso navega por más de 2.000 años de historia, intentando responder preguntas clave sobre la evolución y la naturaleza del antisemitismo: ¿Cómo ha servido el antisemitismo a una variedad de culturas, sociedades e ideologías? ¿Qué tiene el antisemitismo que le permitió convertirse en la fuerza impulsora de una de las peores atrocidades de nuestro tiempo: el Holocausto? ¿Qué pasó con el antisemitismo después del Holocausto? ¿Y cómo encajan Israel y el sionismo en la historia del antisemitismo?

Además, Yad Vashem ha integrado un módulo en sus seminarios de capacitación de maestros dedicado a identificar y abordar diferentes formas de antisemitismo. A través de estos medios, Yad Vashem está preparando a los educadores, que están al frente en el aula, para que utilicen herramientas pedagógicas y didácticas especialmente desarrolladas, con las que puedan abordar de manera segura y eficaz los complejos asuntos relacionados con el antisemitismo y la Shoah.

Yad Vashem busca constantemente nuevas formas de involucrar a las audiencias contemporáneas. Nuestros sitios web -ahora disponibles en ocho idiomas: inglés, hebreo, español, alemán, ruso, francés, árabe y persa- juegan un papel clave en la lucha contra la ignorancia, el antisemitismo y la negación del Holocausto.

El antisemitismo debe desafiarse a través de la difusión de verdades históricas y contemporáneas. Aunque el antisemitismo nunca será erradicado, podemos llevar a cabo un cambio positivo ilustrando sus peligros en la historia y en la actualidad. El Holocausto y sus implicaciones están lejos de ser un capítulo cerrado en la historia de la humanidad. Yad Vashem ayuda a garantizar que sus mensajes sigan vigentes hoy y en el futuro.

NOTA: Este artículo forma parte del servicio de firmas de la Agencia EFE al que contribuyen diversas personalidades, cuyos trabajos reflejan exclusivamente las opiniones y puntos de vista de sus autores.