EFEOurense

Adolfo Domínguez ha regresado a las pasarelas, algo que no había hecho desde el desfile en la Semana de la Moda de Madrid en Ifema en 2011, y lo ha hecho en su ciudad cuna, Ourense, con sesenta modelos no profesionales de todas las edades y tallas que se presentaron voluntarias para lucir la nueva colección otoño-invierno 2019/2020.

Un evento que no ha querido perderse el propio Adolfo Domínguez, quien acudió acompañado de sus hijas para disfrutar de este evento, que ha suscitado gran expectación entre los orensanos.

"En un mundo tan globalizado el verdadero valor es ser de algún sitio y esto es lo que hemos querido hacer hoy", ha apuntado la consejera delegada e hija del modisto gallego, Adriana Domínguez, que ha querido lanzar un mensaje sobre "la belleza real y las personas con su belleza imperfecta".

Para la consejera delegada, el desfile, que transcurrió desde la plaza de San Martiño, por calle das Tendas, Plaza Maior y Arcedianos para finalizar otra vez en San Martiño, supone una vuelta a los orígenes de la compañía y de hecho, entre los modelos se pudo ver a alguna de las primeras personas que prestaron su imagen a la firma textil.

Así las cosas, sesenta voluntarios han sido los encargados de mostrar la nueva colección en lo que supone una vuelta a "la esencia gallega" de la marca de moda de autor, todo ello amenizado por la presencia de bailarines durante el recorrido y la música tradicional.

La actividad se complementó con una filmación que busca captar "el espíritu" del desfile y de la compañía en una pieza audiovisual que se difundirá internacionalmente.

Después del éxito de esta primera experiencia, Adriana Domínguez no descarta que pueda ser "el primero" de muchos a celebrar "en diferentes lugares del mundo" tras reconocer que son una "parte fundamental" como "marca de autor".

Con todo, ha precisado que "tendrán formatos diferentes porque en un mundo como en el de hoy donde todo cambia creemos que es mucho más interesante para el público renovarnos constantemente", ha apuntado a la prensa.

Preguntada así sobre próximos desfiles, se ha limitado a decir que "lo más probable" es que vuelvan a repetir en Ourense pero "con otro formato", sin entrar en más detalles.

Para esta primera aparición en los últimos ocho años, la firma ha elegido a sesenta voluntarios de todas las edades y tallas (no profesionales) que han sido los encargados de mostrar la colección otoño-invierno 2019/20 de Adolfo Domínguez, en las calles del casco histórico en la capital orensana,

Con ello, la firma consolida Galicia como fuente de "inspiración" en la nueva era de Adolfo Domínguez en la colección 2018/19, como ha demostrado anteriormente con las sub-colecciones Toxo, Fento o Cíes, con las que la compañía ha conseguido incrementar en un 6,4% las ventas comparables de la colección de mujer de la compañía en veintidós países.

La nueva colección, que ya está a la venta, se desarrolla "alrededor del concepto de la no identificación de género" e incluye prendas que "pueden ser utilizadas tanto por hombres como por mujeres", un tema que la consejera ha considerado fundamental.

"Estamos en un sector que es pionero de por sí, debemos formar parte del diálogo social, hay mucha gente joven cuestionándose el tema del género y nosotros como creadores de ropa debemos entrar en ese diálogo", ha opinado Domínguez, que ha considerado positivo "romper esa barrera".

El grupo facturó en su último ejercicio completo 2018/19 un montante global de 111,9 millones de euros, a través de sus 387 puntos de venta que tiene distribuidos en veintidós países y cuenta con un equipo conformado por 1.100 profesionales.

Lorena Rodríguez de la Torre