EFEMálaga

Unos cuarenta alumnos de un seminario de Derecho Procesal de la Universidad de Málaga han aprobado la materia tras haber logrado 11.000 selfis en los que aparece un cocodrilo, iniciativa con la que el profesor Alberto Postigo pretendía que los estudiantes "aprendieran la fuerza que tienen las redes sociales".

Pese a que el requisito para conseguir el aprobado era obtener 5.000 fotos, los alumnos han logrado más del doble de esa cifra y así han podido hacer un viral gracias al "trabajo en equipo" y el compromiso de los estudiantes, actitud positiva que luego "facilita la introducción de otras ideas" según Postigo.

El docente ha declarado a Efe que quien crea que hacer un viral con un cocodrilo es una tontería "no sabe de lo que habla", pues a través de esa idea se pretende que el alumno "haga todo para conseguir un objetivo" y que se tome conciencia de la importancia de las redes sociales en su futura profesión.

"Para un futuro abogado es muy importante controlar las redes sociales", ha asegurado Postigo, ya que si las sabe manejar "tendrá mas presencia en internet, y consecuentemente más clientes".

A través de redes como Facebook, Twitter, Instagram o Vine y bajo la etiqueta "#CrocoProyect", los estudiantes han compartido instantáneas con un cocodrilo durante varios meses y han convencido a otros usuarios de la red a hacer lo mismo para conseguir una cifra total de más de 11.000 selfis junto a este reptil.

Mediante esta iniciativa y su campaña, señala Postigo, se ha conseguido que los alumnos aprendan a manejar "todas las redes sociales y el fin que tienen", algo que no hubiera sido posible "si no se pusieran estos minirretos" con los que se ha pretendido motivar a los universitarios a que "vengan a clase con ganas de aprender".

Uno de los alumnos, Antonio Lechado, ha explicado que, aunque al principio la iniciativa le resultó "un poco rara", con el tiempo se ha dado cuenta del "uso que se puede sacar a las redes", ya que mediante un buen empleo "se puede llegar a la radio o a la televisión", como ha sido en este caso.

Para celebrar el éxito del proyecto, tanto el profesor como los alumnos han lucido unas máscaras de cocodrilo durante la última clase del seminario, que se ha impartido hoy en la Facultad de Derecho.

Postigo ha explicado que la elección de un cocodrilo como eje de esta curiosa iniciativa surgió a partir de la sugerencia al principio de las clases de un alumno, quien afirmó que durante la noche de San Juan siempre se llevaba un cocodrilo como colchoneta, y la gente se hacía fotos con ella.